Redacción BLes – El tiroteo con víctimas mortales llevado a cabo por un oficial de la Fuerza Aérea de Arabia Saudita que se hallaba realizando un programa de entrenamiento de vuelo para extranjeros en la base militar de Pensacola “fue un acto de terrorismo”, afirmó el fiscal general de EE. UU., William Barr, en una conferencia de prensa el lunes.

Según Barr, el teniente segundo de 21 años, Mohammad Alshamrani, fue derribado durante el atentado que perpetró en la base aérea naval de Florida el 6 de diciembre, donde disparó y mató a tres marineros estadounidenses e hirió de gravedad a otros ocho.

En el curso de la investigación, la fiscalía descubrió que el terrorista de “ideología yihadista” había publicado mensajes anti-estadounidenses y anti-israelíes en las redes sociales, y obtuvo autorización judicial para investigar los teléfonos celulares del saudita.

Por su parte, el asesor general del FBI, Dana Boente, envió una carta a la empresa Apple para solicitar su ayuda sobre el asunto calificándolo “de seguridad nacional de alta prioridad”, ante la imposibilidad de acceder a los dos dispositivos del pistolero, un iPhone 7 y un iPhone 5, que se encuentran bloqueados y encriptados.

La controvertida negativa de Apple

“Cuando el FBI nos solicitó información relacionada con este caso hace un mes, les dimos todos los datos que teníamos y seguiremos apoyando con los datos que tenemos disponibles”, informó Apple según ABC News, negándose a ofrecer los códigos de acceso.

En un caso similar, en 2016, el Departamento de Justicia decidió –tras agotar las demás vías– llevar a Apple ante los tribunales por que se negaba a desbloquear el teléfono del asesino del tiroteo masivo de San Bernardino, señaló CNN.

“Es muy importante para nosotros saber con quién y sobre qué se comunicaba el tirador antes de morir”, dijo Barr según NPR. “Le hemos pedido a Apple su ayuda para desbloquear los teléfonos del tirador. Hasta ahora, Apple no ha brindado ninguna ayuda sustancial”, concluyó.

Cabe destacar que Alshamrani, antes de abrir fuego en la base, organizó una fiesta donde estuvo viendo vídeos de tiroteos masivos junto a otras personas, describió Asociated Press.

Entre tanto, Washington decidió enviar de vuelta a casa a 21 estudiantes militares sauditas del programa de entrenamiento, de los cuales 15 “habían revisado o se mantenían en contacto con pornografía infantil”, mientras que 17 poseían material yihadista o anti-estadounidense, informó Fox.

En ese marco, el presidente de los EE. UU., Donald Trump, pidió que se revisara el programa para aviadores internacionales con el fin de neutralizar tales amenazas internas, ante las dudas que planteó una situación tan dramática como la vivida el mes pasado.

Te puede interesar: El momento preciso, el lugar preciso, la gente precisa

videoinfo__video2.bles.com||d7da7b8ab__

Ad will display in 09 seconds