El multimillonario y posible futuro propietario de la plataforma vigila de cerca cómo el sesgo continúa contra usuarios que denuncian actividades progresistas en Estados Unidos. Aseguró que “una plataforma no puede considerarse inclusiva o justa si está sesgada contra la mitad del país”.

Puede que al mayor ardid de censura en Twitter ocurriera en enero del año pasado cuando, miles de cuentas fueron silenciadas tras los ataques al Capitolio, pero eso no quiere decir que haya dejado de ocurrir. Usuarios con inclinación conservadora siguen denunciando ataques contra sus publicaciones e inclusos amenazas de muerte con el permiso de la plataforma.

Uno de los casos recibió la atención del empresario y posiblemente próximo propietario de la compañía, Elon Musk. Este, respondió directamente a la cuenta «Libs of TikTok» (abreviatura de Libertarios en TikTok) cuando su administrador afirmó haber recibido alrededor de una docena de amenazas de muerte después de que «los izquierdistas radicales lo acusaran de ser un extremista terrorista doméstico».

Pero así como ha pasado con grupos de extrema izquierda, que vociferan convocatorias violentas, o hasta la permisividad otorgada a los talibanes en Afganistán para difundir mensajes que atentan contra los derechos humanos, el usuario «Libs of TikTok» aseguró que Twitter «no ha eliminado ninguna de las cuentas de quienes enviaron las amenazas».

«¿Por qué?», preguntó Musk mencionando a la plataforma. De inmediato, Libs of Tiktok con más de 1,2 millones de seguidores, adjuntó capturas de los mensajes con las amenazas.

Ataques contra denuncias por ideología de género

Si buscamos ejemplos del tipo de contenido publicado por la cuenta en cuestión, podríamos citar una del 13 de junio. Allí se advierte sobre actividades en un hospital infantil en Nebraska referido a la temática LGBTQ+.

«Anuncian que habrá un stand donde los asistentes pueden hacer una cita para ‘atención de afirmación de género’, como bloqueadores de la pubertad», escribió el usuario. Sin embargo, este tipo de denuncias no son nuevas, ni aisladas, ni mucho menos «Libs of TikTok» es el único que las hace.

Padres y organizaciones en EE. UU. han protestado afuera de escuelas, exigido la anulación de contenidos referidos a la ideología de género o de la teoría crítica de la raza y ahora en el «mes del orgullo» con el respaldo de congresistas y gobernadores, se oponen a actividades gay dirigidas a niños. El argumento es que no es adecuado que menores de edad estén expuestos a esa tendencia. Por coincidir con esta posición, la cuenta en particular a la que respondió Musk hizo las denuncias de amenaza y censura en Twitter. El propio empresario criticó hace poco cómo grandes corporaciones se visten en junio con la bandera del arcoíris, posiblemente como una estrategia de marketing mas no como verdadero apoyo a la comunidad homosexual.

“Recibimos nuestra tercera suspensión de Twitter la semana pasada por publicar volantes de eventos del orgullo”, fue otra de la revelaciones del usuario.

Musk atento a la censura en Twitter

Musk sigue de cerca el tema de la censura, de hecho uno de las primeras afirmaciones que hizo cuando dio a conocer la oferta de comprar es garantizar una verdadera libertad de expresión. Eso trastocó a organizaciones civiles y tocó a las altas esferas que hacen grandes donaciones anuales para que estas promuevan en todo el país el progresismo.

Luego del intercambio en Twitter con el usuario de inclinación libertaria. El dueño de Tesla aseguró que «una plataforma no puede considerarse inclusiva o justa si está sesgada contra la mitad del país». Con esa frase respondió a Ian Miles Cheong, comentarista conservador.

«Tal como están las cosas, puede ser prohibido [en Twitter] por simplemente criticar (ni siquiera amenazar) a los progresistas woke, pero pueden enviar amenazas de muerte a los conservadores sin ninguna repercusión”, agregó Cheong antes de recibir la respuesta del dueño de Tesla.

La negociación por la compra de la plataforma está en suspenso debido a la sospecha de Elon Musk de que las cuentas falsas superan por mucho al 5 % anunciado por la directiva de Twitter. Si esto resultara ser cierto, la oferta por 44000 millones de dólares podrían disminuir, ya que el producto no estaría en óptimas condiciones.

No se conocerán novedades en tanto el multimillonario confirme la cifra. Pero no significa que no vigile cómo avanza la censura en Twitter.

Por Oriana Rivas – Panampost.com