“En el pasado, voté por los demócratas porque eran (en su mayoría) el partido de la bondad. Pero se han convertido en el partido de la división y el odio. Ahora votaré por los republicanos”, aseguró.

El hombre más rico del mundo, Elon Musk, atravesó estos últimos años un fuerte corrimiento ideológico. Hace menos de una década atrás, era el modelo a seguir que la izquierda más veneraba: defendía el cambio climático, se mostraba cercano a Barack Obama y su empresa Tesla se convertía en pionera de autos eléctricos con ayuda del Estado.

Sin embargo, los cuatro años de Trump en el poder lo cambiaron. Lo que ocurrió es que sus prioridades cambiaron, y en vez de enfocarse en el alarmismo climático, empezó a poner su atención en temas como la libertad de expresión.

Esto fue blanqueado cuando anunció la adquisición de Twitter por 44.000 millones de dólares en abril de este año, citando la principal razón de su decisión como una movida para recuperar la libertad de expresión en Twitter, que, según él, se ha convertido en la “plaza pública de debate de ideas” más grande del mundo.

En una entrevista de este lunes para el All-In Podcast, Elon Musk contó que nunca en su vida votó por el Partido Republicano, pero que sin dudas este año lo hará. “Históricamente, he votado abrumadoramente por los demócratas. Creo que es posible que nunca haya votado por un republicano, solo para ser claros“, dijo Musk explicando su postura.

Pero ahora esta elección lo haré“, agregó Musk. “No hay dudas“. Este año los estadounidenses irán a las urnas para votar en las elecciones de medio término, donde se renueva toda la Cámara de Diputados, un tercio del Senado y casi todos los gobernadores.

Las principales encuestas, incluso las sesgadas en favor de los demócratas, anticipan que el Partido Republicano debería recuperar el Senado, que perdió en 2020 por tan solo un senador, y podría incluso recuperar la Cámara de Diputados, hoy en manos de los Demócratas.

Redoblando la apuesta, en Twitter, Elon Musk publicó sobre el mismo tema, explicando que siempre votó por los demócratas porque los veía “en mayor parte” como el “partido de la bondad“.

Claramente, Musk había caido en el histórico engaño de que la izquierda es buena con la gente y la derecha es mala, cuando en realidad son las ideas de la derecha las únicas que han logrado, a lo largo de toda la historia, sacar sistemática y permanentemente a las personas de la pobreza y darle una vida más libre.

“En el pasado, voté por los demócratas porque eran (en su mayoría) el partido de la bondad. Pero se han convertido en el partido de la división y el odio, así que ya no puedo apoyarlos y votaré por los republicanos. Ahora, miren cómo se desarrolla su campaña de trucos sucios en mi contra…”, tuiteó.

Es claro que este cambio no es solamente por un cambio de Elon Musk, si no que el propio Partido Republicano ha cambiado masivamente en los últimos años. Desde la llegada al poder de Donald Trump, el GOP se ha convertido en un partido más popular, cercano a los trabajadores y defensores de la libertad absoluta.

A pesar de las críticas injustificadas de la izquierda sobre la guerra comercial con China o sus campañas de “Compren Estadounidense”, Trump convirtió a los republicanos en un partido mucho más liberal, y que pone la libertades individuales en un lugar mucho más focal.

Es por esto que desde su llegada al poder, figuras históricamente de izquierda como Elon Musk, el presentador Dave Rubin o el periodista Tim Pool han cambiado su voto al Partido Republicano, y parece que han llegado para quedarse.

Fuente: La Derecha Diario