Redacción BLes – El abogado personal del presidente Donald Trump, Rudy Giuliani, quien está al frente del equipo de abogados que lleva a cabo varias demandas en distintos estados por fraude electoral, ha dicho que espera que el proceso legal ante las legislaturas de los estados claves se acelere porque “no tiene un montón tiempo”.

De acuerdo con una entrevista de Giuliani con Newsmax el jueves, el equipo de campaña está implementando un enfoque de dos puntas.

Explicó que se presentan las evidencias de fraude ante las legislaturas estatales así como en las audiencias judiciales, pese a que se enfrentan al desafío de no ser escuchados por los jueces y no tener la atención ni la cobertura de los principales medios de comunicación.

“Estamos haciendo ambas cosas, con la misma velocidad y entusiasmo y aprovechando cuál nos da la audiencia más rápido. Y cuál funcionará más rápido para nosotros”, expresó el exalcalde de Nueva York.

“Tenemos mucha evidencia; no tenemos mucho tiempo. Y nos enfrentamos a una gran censura, por lo que es muy difícil hacer llegar esta información al público”, agregó el abogado, quien aseguró que el público tan sólo conoce una pequeña parte de toda la evidencia, según Newsmax

El jueves el presidente Trump aseguró a los periodistas  que aunque los hechos están de su lado en medio de la disputa legal, el tiempo no.

“En cuanto a si puedo o no hacer que este aparato se mueva tan rápido, porque el tiempo no está de nuestro lado (…) Todo lo demás está de nuestro lado. Los hechos están de nuestro lado”, señaló Trump, quien nuevamente cuestionó el proceso electoral así como las máquinas de conteo ve votos. “Tenemos máquinas que nadie sabe qué diablos están mirando”, informó Breitbart News.

Le recomendamos: 

Entre tanto, las declaraciones de Giuliani se presentan luego de que un tribunal federal de apelaciones se negara a escuchar al equipo de campaña de Trump para impugnar los resultados de las elecciones en Pensilvania, ya que Matthew Brann, un juez de la corte del distrito designado por Obama, rechazó el caso.

El abogado aseguró que tenía declaraciones juradas de los observadores electorales a los que se les impidió el acceso a los votos de los testigos del recuento, dando paso a que se presentaran varias irregularidades como corregir información de la firma del votante o la ausencia de sobres confidenciales.

Según explicó, el fraude que se presentó en Michigan fue peor que el caso de Pensilvania, y así mismo señaló que la situación en Wisconsin fue igual de escandalosa en relación con las papeletas de voto ausente sin aplicaciones.

“En Nevada, usaron una máquina que básicamente no funcionaba y dejaron pasar cada firma, aunque es ilegal usar una máquina. Quiero decir que hicieron trampa en todos los lugares que eran críticos para ellos. Y sabes que lo hicieron, porque Trump estaba muy por delante la noche de las elecciones”, agregó Giuliani. 

Si bien el pasado viernes una corte de apelaciones de Filadelfia rechazó la propuesta del equipo de campaña de Trump para impugnar los resultados de las elecciones de 2020, Giuliani se mostró seguro al afirmar que su caso había sido revisado por los legisladores republicanos, indicando que hora la Corte Suprema podría “darle un vistazo”, según el Washington Examiner.

El viernes pasado varios legisladores republicanos presentaron una resolución alegando que los resultados de las elecciones fueron certificados “prematuramente” en relación con las demandas en curso.

César Munera – BLes