Redacción BLesLa violenta erupción de un volcán submarino cerca de Tonga, en el Pacífico Sur, provocó un tsunami que golpeó con furia las costas de esta pequeña nación y encendió las alarmas de otros países de la región, incluso la costa oeste de los Estados Unidos, que espera en las próximas horas olas de más de 1,5 metros de altura.

El Servicio Meteorológico Nacional de los Estados Unidos (NWS, por sus siglas en inglés) emitió advertencias de tsunami a lo largo de la costa oeste luego de registrarse la erupción volcánica submarina el viernes 14 de enero por la noche, reportó Fox News.

En Hawái, Alaska y a lo largo de la costa del Pacífico de Estados Unidos, se pidió a los residentes que se alejaran de la costa hacia terrenos más altos y prestaran atención a las instrucciones específicas de los funcionarios locales de gestión de emergencias, dijo Dave Snider, coordinador de alerta de tsunamis del Centro Nacional de Alerta de Tsunamis en Palmer, Alaska.

Las playas y los muelles se cerraron en el sur de California como medida de precaución, aunque el Servicio Meteorológico local señaló que no había preocupaciones significativas sobre inundaciones.

Los primeros en reportar el catastrófico suceso fue el servicio meteorológico de la isla del Reino de Tonga, advirtiendo de un tsunami que podría tener alcance de cientos de kilómetros como producto de la enorme erupción volcánica, la cual se pudo observar incluso desde imágenes satelitales.

En la imágen satelital se observa con claridad la explosión provocada por el volcán submarino llamado Hunga-Tonga-Hunga-Ha’apai, ubicado a unos 65 kilómetros al norte de la isla tongana de Tongatapu y la posterior onda expansiva que se traduce en un enorme tsunami, además de una gran columna de cenizas y agua que se eleva a varios kilómetros de altura.

Según los registros publicados en las redes sociales de testigos, 15 minutos después de la explosión las olas golpearon contra viviendas y edificios asentados en la primera línea de la costa norte de Tongatapu.

Los primeros damnificados se vieron obligados a huir de sus hogares y lugares donde se encontraban, los edificios se inundaron rápidamente cuando las olas del tsunami se estrellaron contra la isla principal de Tonga, sin siquiera dar tiempo a que pudieran recoger sus pertenencias.

Según los informes, las comunicaciones y la energía quedaron cortadas en la isla principal de Tonga, y el gobierno llamó a las reservas militares para ayudar con la respuesta al desastre.

Por el momento no se informaron muertes ni heridos de gravedad como consecuencia del tsunami, pero el sitio de noticias local Kaniva Tonga, informó que se vive un situación bastante caótica, con largas filas de tráfico mientras miles de personas intentaban llegar a terrenos más altos en la isla principal.

No se descartan nuevas erupciones y consecuentemente nuevos tsunamis en la región.

Andrés Vacca – BLes.com