Redacción BLes- Ante las numerosas irregularidades denunciadas por el presidente estadounidense, Donald Trump, la Cámara de Representantes del estado de Pensilvania, EE. UU., aprobó una auditoría total de la votación 2020.

La resolución se dirigió al Comité Legislativo de Presupuesto y Finanzas, para que realice la auditoría e informe a  principios de febrero, de acuerdo con el medio local  Pittsburgh Post-Gazette, del 19 de noviembre. 

“Los ciudadanos de Pensilvania han cuestionado el proceso involucrado en la elección general 2020”, se expresa en la resolución aprobatoria.

Te puede interesar:

En esta auditoría se revisarán la cantidad de votos por correo recibida, discriminando los aceptados y los devueltos, también cuántos votantes registrados ejercieron el derecho al voto y cuántos no registrados, entre otras múltiples especificaciones a observar.

“No hay porqué temer a esta auditoría. Le doy la bienvenida. Todos deberíamos darle la bienvenida, para averiguar qué fue bien y qué fue mal”, declaró el representante del condado de Bedfor, Jesse Topper, el representante repúblicano patrocinador de la resolución.

Las votaciones presidenciales 2020, consideradas como las más importantes de la historia, quedan marcadas con el cuestionamiento general por fraude. 

De hecho, la encuesta que publicó Vox y Data for Progress, el 18 de noviembre, señala que el 75% de los republicanos cree que sí hubo fraude por parte de los demócratas, en contra del presidente Donald Trump. 

Más aún, la profunda investigación efectuada por el equipo legal de la Campaña Trump, reveló que la corrupción del proceso electoral involucraría a una extensa red internacional que engañó al electorado de muchos países, incluyendo al estadounidense, desde hace décadas.

Así lo relató también el autor candiense, Matthew J.L. Ehret, quien delata a Lord Mark Malloch Brown, como el líder con más de un cuarto de siglo de experiencia en estos procesos fraudulentos, usando el software de la empresa multinacional Smartmatic.  

Este personaje británico es uno de los asociados y amigo del especulador de origen húngaro George Soros, quien se dedica a financiar movimientos izquierdistas de todo el mundo.

El núcleo del fraude que podría haber falseado o destruido millones de votos en EE. UU.  está en las máquinas electrónicas contadoras de votos, administradas por la empresa Dominio Voting System.

El mismo Malloch Brown admitió que Smartmatic licenciaba su software a Dominion Voting System, de acuerdo con un video captado en Filipinas, y adjuntado a un tuit reciente.

Por su parte, el abogado personal del presidente Trump, Rudy Giuliani, y su equipo sostienen que el resultado final de las elecciones será la reelección de Trump por una abrumadora cantidad de votos.

A pesar de las insistentes solicitudes de los medios para que les sean suministradas las pruebas, estas solo serán entregadas a los tribunales, en donde se determinará su eventual autenticidad, devolviendo así transparencia al proceso electoral de Estados Unidos.

José Hermosa-BLes.com