Redacción BLes– La representante Marjorie Taylor Greene fue noticia este jueves 25 de febrero luego de responder a la provocación de una legisladora demócrata que colocó la bandera de la comunidad LGBT frente a su oficina por haber votado en contra de la “Ley de Igualdad” que busca legalizar que los hombres biológicos identificados como “mujer” participen en los deportes con las mujeres biológicas.

“Nuestra vecina, @RepMarieNewman quiere aprobar la llamada Ley de Igualdad para destruir los derechos de las mujeres y las libertades religiosas.

Pensamos en poner nuestro [cartel] para que lo vea cada vez que abra su puerta”.

En el video publicado en Twitter, que recibió más de 6 millones de reproducciones en menos de un día se ve a la republicana pegando un cartel que dice: “Hay dos géneros: masculino y femenino. ¡Confía en la ciencia!”

Greene publicó el video en respuesta a la demócrata Newman que tiene su oficina al frente y que publicó un video colocando la bandera de la comunidad LGBT criticando a la republicana por haber votado en contra de la ley de igualdad.

A pesar de ser un incidente pequeño lo que ilustra es algo inmenso: la lucha por resistir la destrucción de los valores tradicionales.

La así llamada “ley de igualdad” que los demócratas intentan aprobar, borra completamente el concepto de sexo biológico de las personas y penaliza a aquellos que no adopten la ideología de género. Es decir, otra forma de legalizar la persecución ideológica de los conservadores.

Ryan Anderson, presidente del Centro de Ética y Políticas Públicas (EPPC), expresó su rechazo a la legislación:

“La Ley de Igualdad es una mala praxis legislativa que da la vuelta a la igualdad. No está redactada como un escudo para proteger a las minorías vulnerables de la discriminación injusta, sino como una espada para perseguir a quienes no abrazan las nuevas ideologías sexuales y de género”, dijo Anderson.

Le recomendamos:

Otros blancos de la ley: las instituciones religiosas y organizaciones médicas provida

Anderson explicó que si alguien cuestiona los tratamientos médicos y las cirugías para transexuales sería calificado como “discriminación” bajo la Ley de Igualdad, es decir, los médicos estarían obligados a proveer estos peligrosos tratamientos en contra de su consciencia.

“Y cualquier negativa a apoyar o proporcionar abortos sería tratada ahora como discriminación por ’embarazo'”, continuó. “Y nadie -ni siquiera los patrocinadores de la ley- puede decirnos qué se requeriría en virtud de la ley para no cometer ‘discriminación’ en el caso de las identidades de género ‘no binarias'”.

Otra vez los demócratas creando leyes que dejan abiertos los límites para poder llevar a cabo su agenda sin restricciones.

Moraleja de la historia

La pequeña pero valiente actitud de Greene señala el camino que hay que tomar: resistir el embate progresista, y defender los valores tradicionales para no caer en el abismo de la izquierda, un abismo carente de Dios, y por ende sin futuro.

 – BLes.com