Redacción BLes – El presidente estadounidense, Joe Biden, generó indignación al referirse al genocidio de los uigures, perpetrado por el régimen comunista chino, como una “norma cultural”, en vez de condenarlo a pesar de que significa la dolorosa y lenta exctinción de este grupo étnico.

“Por lo que la idea de que no voy a hablar en contra de lo que está haciendo [Xi Jinping] en Hong Kong, de lo que está haciendo con los uigures en las montañas occidentales de China, y de Taiwán tratando de poner fin a la política de una sola China haciéndola coercitiva”, dijo Biden en un encuentro en Milwaukee, Wisconsin, el 16 de febrero. 

Y agregó: “Culturalmente hay normas diferentes en cada país y se espera que sus líderes las sigan”.

Para el periodista de la cadena de noticias One America News, Jack Posobiec, esta parte de la alocución de Biden es propaganda para el Partido Comunista de China (PCCh). 

“Joe Biden acaba de decir que el genocidio uigur es solo una norma cultural china y recordó a los estadounidenses que China ha sido víctima de Occidente en el pasado. Estas son líneas de propaganda directa del PCCh”, tuiteó Posobiec. 

Le recomendamos: 

En otro de sus tuits Posobiec agrega: “Las mujeres uigures son violadas en grupo en los gulags del PCCh y Joe Biden lo califica de ‘norma cultural’”.

“¡Vaya! Biden no se ‘pronuncia’ contra el genocidio de los uigures y la opresión de Hong Kong”, @Wizard_Predicts, quien agregó el clip de video en el que Biden habla sobre la controverida “norma cultural” china.

Por su parte el entonces secretario de Estado, Mike Pompeo, determinó que la persecución por parte del PCCh contra la minoría uigur es parte de un genocidio sistémico y organizado para reducir la población musulmana.

“Después de un examen cuidadoso de los hechos disponibles, he determinado que la República Popular China, bajo la dirección y el control del PCCh, ha cometido un genocidio contra los uigures predominantemente musulmanes y otros grupos minoritarios étnicos y religiosos en Xinjiang”, comunicó Pompeo el 19 de enero. 

En realidad las violaciones de los derechos humanos perpetradas por el PCCh son mucho más numerosas, e incluyen persecuciones contra otras etnias y contra la libertad de conciencia y de cultos como ocurre con los practicantes de la antigua disciplina espiritual Falun Dafa o Falun Gong.

La represión del PCCh aprieta con mano de hierro las libertades básicas del país más habitado del mundo, y amenaza con invadir a Taiwán a pesar de que constituye un país con gobierno democrático independiente.

Más aún, luego de que los organismos de seguridad de Estados Unidos declararan al PCCh como la mayor amenaza que se cierne sobre su país y sobre el mundo, la abierta aprobación de Biden hacia el régimen comunista genera mayor expectativa al respecto. 

José Hermosa – BLes