Fiscales de EEUU deberán confirmar los informes de que el cabecilla de las FARC fue asesinado en mayo pasado durante un supuesto enfrentamiento. No hay reportes oficiales sobre el hallazgo del cuerpo.

La muerte de Seuxis Paucias Hernández, alias Jesús Santrich, deberá ser comprobada por la justicia estadounidense. Así lo ordenó un juez federal de Nueva York que dio cuatro días a un grupo de fiscales para confirmar los informes de que uno de los líderes de la ‘Segunda Marquetalia’, grupo «disidente» de las FARC, realmente falleció en mayo pasado durante un enfrentamiento.

La supuesta muerte del guerrillero desató varias hipótesis. Tanto de quienes aseguraban que se debió a un intercambio del régimen chavista con la facción de ‘Gentil Duarte’ para rescatar a militares venezolanos secuestrados, como de aquellos que advirtieron que podría tratarse de un hipotético «montaje para encubrirlo” desde la dictadura de Nicolás Maduro. Por aquellos días también resultaron muertos otros dos cabecillas de la narcoguerrilla colombiana.

Todas las sospechas y dudas sobre la muerte del narcotraficante —de quien nunca se halló el cuerpo— llevaron a que la fiscalía estadounidense emitiera la orden que ahora difunde el periodista Joshua Goodman, corresponsal de la agencia Associated Press.

Las sospechas 

La suspicacia de Estados Unidos respecto a la muerte de Jesús Santrich se conocía desde el día en que se anunció su supuesto deceso. El director de noticias de La FM, Luis Carlos Vélez, mencionó entonces que «estaría vivo” y que “dos altas fuentes de EE. UU. y Colombia» le comunicaron a dicho medio informativo que existían dudas sobre el fallecimiento del narcotraficante.

El motivo que alimenta esas dudas no fue confirmado por esas fuentes. Aún así, resonaron voces como la de la exrepresentante a la Cámara por el Centro Democrático, Margarita Restrepo. La entonces congresista dejó saber sus sospechas debido a que «justo el régimen venezolano, que protege a terroristas de las FARC y trafica con ellos, sea el escenario de los ‘atentados’ contra alias el ‘Paisa’ y ‘Santrich’». A su juicio, podía tratarse de «un montaje para protegerlos y evitar que las autoridades los sigan buscando”.

De los detalles no se habló más. La revista Semana incluso publicó una fotografía de su rostro ensangrentado. No obstante, ahora la justicia estadounidense pondrá manos a la obra —y con cuenta regresiva— para confirmar los informes sobre la muerte de un hombre solicitado desde EE. UU. por presuntos delitos de asociación para delinquir agravada y tráfico de estupefacientes cometidos entre junio de 2017 y abril de 2018.

Por Oriana Rivas – Panampost.com