El director general de salud de Florida instó a la junta a adoptar las directrices estatales sugeridas.

La junta votó el viernes la adopción de directrices estatales que prohibirían y restringirían los tratamientos transgénero de disforia de género para niños y adolescentes.

La emoción se desbordó cuando los agentes tuvieron que rodear una sala de conferencias en la que se reunía la Junta de Medicina de Florida para debatir una petición del Cirujano General del Estado de Florida de crear normas que prohíban a los profesionales médicos proporcionar tratamientos a los jóvenes transexuales.

El FDOH dijo que tratamientos como los bloqueadores de la pubertad y la terapia hormonal pueden tener repercusiones adversas para la salud, que incluyen enfermedades cardiovasculares, osteoporosis, infertilidad, mayor riesgo de cáncer y trombosis.

Las directrices del departamento son las siguientes:

-La transición social de género no debe ser una opción de tratamiento para niños o adolescentes

-A los menores de 18 años no se les debe prescribir bloqueadores de la pubertad ni terapia hormonal

-La cirugía de reasignación de sexo no debe ser una opción de tratamiento para la cirugía

-Los niños y los adolescentes deben recibir apoyo social de sus compañeros y de su familia y buscar asesoramiento de un proveedor autorizado

Mientras tanto, en el exterior del Marriott del aeropuerto de Fort Lauderdale, se reunió una multitud que presiona para proteger la atención a la reafirmación de género, muchos de ellos con carteles. En algunos de ellos se podía leer: “Denle a los niños trans un futuro feliz” y “¿Junta de Medicina de Florida o Junta de Suicidios?”.

 

Muchos de los que hablaron con la Junta de Medicina de Florida lo califican de “teatro político” surgido de la nada.

Anthony Verdugo, fundador y director ejecutivo de la Coalición Familiar Cristiana (CFC) de Florida, no está de acuerdo.

“Una vez que son adultos pueden hacer lo que quieran. Pero los menores simplemente no tienen la capacidad mental para tomar estas decisiones que alteran la vida. Los padres no pueden permitir que un niño fume, beba o conduzca un coche a los tres años”.

El Cirujano General de Florida, Joseph Ladapo, sacó a relucir la cuestión en junio escribiendo a la Junta de Medicina de Florida y citando una investigación del Departamento de Salud.

Por Patricia Chung – Miami Diario