El senador Rand Paul retrasó la votación en el Senado, pero en los próximos días será aprobada en la Cámara Alta y Estados Unidos expandirá su gasto público de manera feroz para ayudar a Ucrania.

El gobierno demócrata parece inamovible ante la brutal inflación que están experimentando. Esta semana Joe Biden volvió a culpar a “las grandes empresas” que producen materias primas de subir sus precios, elevando así los costos del sector industrial y que esa es la razón por la que Estados Unidos atraviesa la inflación más alta en 40 años.

Mientras profundiza ese discurso, que no lleva a ningún lado y no logra frenar la masiva inflación, la Cámara de Representantes aprobó enfáticamente este martes un nuevo paquete de ayuda a Ucrania por valor de 40.000 millones de dólares.

La medida se aprobó por una amplia mayoría de 368 votos a 57, con una buena parte de los diputados republicanos votando inexplicablemente a favor, La ley incluso proporciona 7 mil millones de dólares más que los 33 mil millones que había solicitado Biden cuando envió la ley, pero dividió los montos en partes iguales entre los programas humanitarios y de defensa

Este dineral de dólares, que para entender la magnitud es equivalente al préstamo entero que el FMI dio para rescatar a la Argentina en 2018, o también equivalente al total que Elon Musk pagó por Twitter en su compra de este año.

El proyecto de ley brindaría asistencia militar y económica a Ucrania y a sus aliados regionales, como Polonia, reabastecería las armas que el Pentágono ha enviado a Ucrania desde que empezó la guerra, y proporcionaría 5.000 millones de dólares para abordar la escasez mundial de alimentos causada por la paralización de la producción normalmente sólida de muchos cultivos de Ucrania por la guerra.

El pueblo ucraniano nos necesita, necesita desesperadamente nuestro apoyo”, dijo la diputada demócrata Rosa DeLauro, quien ayudó a que la ley pase en tiempo récord por el Comité de Asignaciones de la Cámara que ella preside. 

Vladimir Putin y sus compinches deben ser considerados responsables. Este proyecto de ley hace eso al proteger la democracia, limitar la agresión rusa y fortalecer nuestra propia seguridad nacional”, aseguró.

La ley ahora está en manos del Senado, donde necesita de 60 votos para ser aprobada. Aunque tendrá más resistencia en la Cámara Alta, todo indica que será aprobada, especialmente luego de que el líder republicano Mitch McConnell (un ferviente anti-Trump) y el líder demócrata Chuck Schumer, se reunieran para pactar su “rápida aprobación”.

De hecho, la ley iba a ser votada este mismo jueves por la noche, pero el senador Rand Paul, un dedicado libertario anti-guerra y anti-gasto público, utilizó un recurso legislativo para retrasar la votación.

Los líderes demócratas y republicanos querían aprobar la legislación antes del fin de semana porque el sábado sale un envío de armas a Ucrania, y querían aprovecharlo para enviar también las primeras partes de este mega-proyecto. Para esto, pidieron un voto acelerado, que se hace cuando un proyecto de ley llega al Senado y todos están de acuerdo a votar sin cambios.

Pero el senador Paul levantó la mano a último momento y propuso un cambio: incluir un artículo para designar un agente federal especial que viaje con los envíos de armas y dinero a Ucrania y supervise que se gasten de manera correcta.

Ahora, el Senado deberá votar primero este artículo el viernes o quizás el fin de semana, para luego poder debatir y votar la legislación completa. Biden tiene más de 60 senadores de su lado para aprobar este proyecto en particular, por lo que tarde o temprano, será aprobado.

Fuente: La Derecha Diario