Redacción BLes- Los demócratas se juegan el todo por el todo para obtener la  presidencia de EE. UU. y con su extremismo izquierdista plantearían la eventual destrucción de las bases del país, para convertirlo en “Estados Unidos Socialista de América”, de acuerdo con el editor general de Breitbart News, Joel B. Pollak.  

Al caracterizar sin miramientos a su partido como “socialismo” el senador Bernie Sander, demócrata por Vermont,  destruyó el tabú que cubría esta tendencia y pavimentó el camino del que se aprovecha ahora el exvicepresidente Joe Biden en su carrera como candidato presidencial. 

En este sentido Sander actuó como el candidato que en vez de impulsar tan solo una campaña política presentó un “movimiento de base multigeneracional y multirracial”, acogido y reforzado por representantes demócratas que ya se presentaban como “socialistas democrátas”, concepto político extremo en sí mismo.

Así, con Biden, reconocido como “posiblemente el nominado del Partido Demócrata más izquierdista de la historia”, el partido rompió con la tendencia hacia el centro que presentó en las anteriores campañas electorales,  pasando a la izquierda según analiza Pollack. 

Biden ofrece a sus electores aumentar los impuestos inmediatamente, eliminar el uso de los combustibles fósiles, financiar el aborto, y atención médica gratuita para los inmigrantes ilegales.

En las propuestas de Biden se pueden identificar las presentadas por Sanders, quien había hablado de un Nuevo Trato Verde de 16 billones de dólares, para limitar el uso del petróleo, y de despenalizar los cruces fronterizos además de reorganizar el Servicio de Inmigración y Aduanas de los Estados Unidos (ICE).

  Con los anteriores planteamientos los demócratas “llevarían a su partido a la ruina, o darían paso a un nuevo Estados Unidos Socialista de América”, reitera Pollack en su libro NOVIEMBRE ROJO.

Disipando aún más las dudas sobre su izquierdismo extremo los demócratas tienden al desmantelamiento de los sistemas económicos y políticos de Estados Unidos.

“Así que no podemos detenernos en el sistema de justicia penal. Debemos comenzar el trabajo de desmantelar todo el sistema de opresión dondequiera que lo encontremos”, dijo la representante  Ilhan Omar (Demócrata por Minesota.) en un discurso en Minesota el 7 de julio sobre “el racismo en la policía” después de la muerte en custodia de George Floyd, según Fox News. 

En este contexto, la congresista de extrema izquierda, Alexandria Ocasio-Cortez (Demócrata por Nueva York), sostiene que su grupo de trabajo ha “mejorado significativa y sustancialmente las posiciones de Biden”.

También forman parte de la agenda demócrata terminar con  las fianzas en efectivo, derogar las llamadas leyes de “derecho al trabajo”, detener la construcción del muro fronterizo y reincorporar a EE. UU. al Acuerdo de París sobre el clima, propuestas consideradas impensables para un campaña presidencial en el país. 

Con base en su análisis Pollack halla razón a las predicciones hechas por Andrew Breitbart, el periodista conservador estadounidense, escritor y comentarista fundador de los medios HuffPost y Breitbart.

“Y es la historia que Andrew Breitbart anticipó hace una década: que América se enfrentaría cada vez más a una clara elección entre el Tea Party y Occupy – entre la restauración de sus ideales fundacionales o una revolución socialista democrática al estilo de los rivales que América había derrotado”.

Cabe anotar el adverso desempeño de los medios que procuran hacer aparecer las propuestas extremas de Biden como “moderadas”, a la vez tratan de restar brillo a la gestión del presidente estadounidense Donald Trump.

Por su parte, el presidente Trump llevó a Estados Unidos a niveles de desempeño que superaron los resultados obtenidos en décadas anteriores en muchos de los campos que conforman el bienestar de la nación, lo que eventualmente permitiría su reelección al mando del país.

Así las cosas, ante los logros económicos obtenidos por Trump, Biden al parecer ha tratado de robar el famoso plan económico “America First” del presidente,, de lo cual es acusado por la campaña republicana.

Esta acusación podría estar reforzada por, las propuestas económicas de Biden que incluyen frases de sonido similar a “Hágalo en América”, “Compre Americano” y “Defienda a América”.

Otra de las grandes incertidumbre que se ciernen sobre el candidato demócrata Biden, radica en las sospechas sobre su salud mental, a causa del bien documentado historial sobre sus repetidas y frecuentes confusiones, errores y declaraciones desafortunadas.

José Hermosa-BLes.com