Redacción BLesEl fiscal general de Estados Unidos, Merrick Garland, dijo que “escrutará” las auditorías que defienden la integridad electoral de la votación presidencial del  2020, por lo que recibió una fuerte advertencia de la senadora estatal de Arizona Wendy Rogers en un tuit.

“No tocarás las papeletas o las máquinas de Arizona a menos que quieras pasar tiempo en una prisión de Arizona”, alertó Rogers a Garland poco después del anuncio de este, de acuerdo con su mensaje del 11 de junio.

Y agregó: “Tal vez deberías centrarte en detener el terrorismo. El Departamento de Justicia es una de las instituciones más corruptas de EE. UU.”, concluyendo con una denuncia no menos expresiva de la polémica dirección de los asuntos que ha tomado el DOJ.

Garland generó críticas con su declaración que fue recibida por algunos como una amenaza contra los estados que muy posiblemente seguirán el ejemplo de Arizona, donde está por finalizar una auditoría considerada ejemplar por los legisladores de otros estados. 

Algunas de sus palabras fueron: “Estamos escudriñando las nuevas leyes que pretenden frenar el acceso de los votantes y donde veamos violaciones no dudaremos en actuar”, según el mismo clip de video aportado por Rogers.

Sus declaraciones fueron emitidas en un discurso en Washington, D.C., el 11 de junio, en el que también reiteró que la División de Derechos Civiles necesitará más abogados, y anunció la duplicación del personal del DOJ con esos objetivos. 

Sobre los esfuerzos de los demócratas por intervenir el derecho de los estadounidenses a comprobar la autenticidad de los resultados electorales se pronunció el autor Kyle Becker.

“La amenaza del Departamento de Justicia es una señal de alarma para los estados de que el gobierno federal está dispuesto a intervenir si los estados realizan auditorías electorales”, comentó.

Y agregó: “Esto debería impulsar a las legislaturas lideradas por los republicanos a comenzar a realizar auditorías electorales inmediatamente y a aprobar leyes de integridad de los votantes”.

Las múltiples irregularidades encontradas en los procedimientos seguidos durante la votación del 3 de noviembre fueron denunciadas oportunamente por los abogados del entonces presidente estadounidense, Donald Trump, pero muchas fueron desechadas por los tribunales y algunas todavía siguen su curso.

Pero ahora varios estados han seguido mi iniciativa que lidera el estado de Arizona, que se encuentra a punto de finalizar, con resultados que podrían ser contundentes, y parecen confirman las sospechas de que los resultados presentados por las autoridades electorales no son los verdaderos.   

Le recomendamos: El EVER GIVEN TRANSPORTABA cosas MUCHO PEORES de lo que se pensaba

Ad will display in 09 seconds

Recientemente en Georgia un juez ordenó que se abran y revisen 147.000 boletas de voto enviadas por correo contabilizadas en Fulton, bajo la sospecha de que podrían ser solo fotocopias y habrían favorecido ilegalmente al actual presidente Biden.

“Tenemos lo que casi seguramente es un gran fraude de papeletas de voto en ausencia en el condado de Fulton, que implica entre 10.000 y 20.000 papeletas probablemente falsas”, dijo Garland Favorito, un observador electoral y uno de los principales demandantes en el caso de las papeletas fraudulentas.

“Hemos confirmado que hay cinco palés de papeletas retractiladas en un almacén del condado”, añadió, reiterando su afirmación.

La administración Biden intenta desde el mes pasado intervenir la auditoría en Arizona, y el mismo expresidente, Donald Trump, denunció algunas de las estrategias de los demócratas en contra de la auditoría, que no prosperaron.

“Más de 100 abogados demócratas fueron enviados a luchar contra esta auditoría”, dijo Trump agregando: “¡Los resultados serán muy interesantes para que los Estados Unidos y el mundo los vean!”, cita el medio alternativo Becker News. 

“¿Por qué los demócratas luchan tanto para ocultar los hechos?”, añadió Trump. “Sé por qué, y también lo sabe todo el mundo”.

José Hermosa – BLes.com