Redacción BLes – Desde que comenzó el juicio político contra el presidente estadounidense Donald Trump, miembros del Partido Republicano, analistas y personas de la sociedad civil han criticado las severas irregularidades del proceso.

Aún más, algunos hasta han pronosticado que esas contradicciones dejarán en evidencia que el mandatario no incurrió en ningún delito, reforzando su imagen positiva y volviéndose un auténtico ‘búmeran’ para la oposición demócrata que busca ganarle las elecciones presidenciales en 2020.

La falta de un debido proceso

En una columna de opinión publicada recientemente, el abogado y presentador Marc A. Scaringi señaló algunas de las grandes falacias de los argumentos de la oposición demócrata.

En primer lugar, Scaringi recordó que desde que la presidente de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, expresó el 24 de septiembre el comienzo de la “investigación oficial de destitución”, los demócratas han impedido que el pleno de la Cámara vote una resolución que autorice a las autoridades correspondientes a llevar a cabo el proceso al tiempo que establezca reglas justas para ello, tal como ocurrió en situaciones similares anteriores contra otros expresidentes.

Sin embargo, los demócratas avanzaron con su propia agenda y aprobaron la H.R.660, “que simplemente resolvió que las comisiones de la Cámara de Representantes continuaran haciendo lo que estaban haciendo y propuso algunas reglas para el futuro que están lejos de ser justas para el hombre que los demócratas han acusado de ‘delitos y faltas graves'”, apuntó Scaringi en su artículo en The Western Journal.

El letrado, de hecho, aclaró que la mencionada resolución no se ajusta al debido proceso y “niega al Presidente Trump algunas reglas básicas de justicia”:

. Le da a los demócratas el poder de vetar el uso de la citación por parte de los republicanos, mientras que no pone ningún límite a los demócratas.

. Requiere que los republicanos de la Cámara de Representantes presenten su lista de testigos a los presidentes de los comités demócratas para su aprobación, sin ningún requisito similar para los demócratas.

. No le da al presidente el derecho a tener un abogado en el Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, donde el grueso de los procedimientos de destitución se han llevado a cabo.

. Autoriza el uso continuado del Comité de Inteligencia de alto secreto, a pesar de que no tiene nada que ver con la seguridad nacional y de que dicho comité no está destinado ni ha sido utilizado nunca antes para juicios políticos.

Asimismo, las audiencias públicas, que comenzaron este miércoles, tampoco le otorgan al presidente el derecho a que lo represente un abogado en el Comité de Inteligencia.

Las contradicciones y el ‘efecto búmeran’

Hasta que comenzaron las audiencias públicas el 13 de noviembre pasado, la oposición demócrata, liderada por Adam Schiff y Nancy Pelosi, llevaron a cabo el proceso de destitución a ‘puertas cerradas’, sin permitir que el presidente Trump sea representado por un abogado y que los republicanos puedan presentar sus propios testigos y pruebas. En muchos casos, inclusive se ha limitado el derecho de los republicanos a repreguntar a los testigos de los demócratas, detalló Scaringi en su columna.

Asimismo, añadió que “en lo que se suponía que serían procedimientos de alto secreto, los demócratas publicaron las declaraciones iniciales de ciertos testigos y filtraron testimonios que creían que les eran favorables”.

Un punto que se le cuestiona fuertemente a los demócratas es que el proceso se inició cuando el presidente del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, el demócrata Adam Schiff, citó la supuesta transcripción de llamada entre el presidente Trump y su homólogo ucraniano, Volodymyr Zelensky.

El presidente Trump ha sido demandado por los legisladores demócratas, quienes alegan que este habría llamado al mandatario de Ucrania supeditando una ayuda económica a cambio de que el gobierno ucraniano investigue al exvicepresidente de EE. UU. Joe Biden, quien es su rival político en las elecciones de 2020.

La acusación se basó en un informante anónimo que estaría vinculado a la CIA.

En ese marco, la miembro de la Junta Asesora Trump 2020, Jenna Ellis Rives destacó que en un principio Schiff apareció en los principales medios de comunicación citando la supuesta transcripción de la llamada en cuestión entre Trump y Zelensky.

Sin embargo, la Casa Blanca negó enfáticamente las acusaciones hechas contra el presidente y, de hecho, publicó las transcripciones reales de las conversaciones sostenidas entre el presidente de los Estados Unidos Donald Trump y el presidente de Ucrania Volodymyr Zelensky.

En la conversación se observa que Trump no presionó ni ofreció ningún tipo de retribución económica a Ucrania para que investigara al hijo de Joe Biden, quien estaba involucrado en un megacaso de corrupción de la principal empresa gasífera del país europeo.

En efecto, las citas de Schiff casi ni se parecían a la transcripción publicada por la Casa Blanca, recordó Rives en su columna en The Washington Examiner.

“Debido a que la transcripción de la llamada, y las declaraciones de los propios ucranianos, revelaron que no hubo crimen, Schiff tuvo que inventarlo”, apuntó por su parte Scaringi.

En efecto, después de más de un mes de la investigación, “los demócratas todavía no nos han mostrado el crimen”, añadió.

“Tenga la seguridad de que si el presidente hubiera cometido un crimen o delito menor, los demócratas habrían puesto el nombre de ese crimen en luces de neón en la parte superior del edificio del Capitolio”, ejemplificó el abogado.

“Mira, si tienes una gran evidencia y tienes grandes pruebas y estás llevando a cabo un proceso justo. ¿Por qué hacerlo en secreto? ¿Por qué denegar el debido proceso tanto al presidente como a los republicanos?”, se preguntó por su parte el congresista republicano Kevin Brady.

“Me parece que esto [el proceso de destitución] ha sido [creado] para que los demócratas dañen al presidente por razones puramente políticas”, apuntó el representante de Texas en una entrevista con el medio local KPRC 2 Click2Houston.

“Los demócratas tienen la mayoría [en la Cámara de Representantes] y están lamiendo sus costillas para eliminar a este presidente que los venció en 2016”, agregó Scaringi en su columna en el portal conservador The Western Journal.

En este marco, se espera que el proceso cambie radicalmente de dirección en el Senado, que es dominado por los republicanos.

Es por eso que algunos analistas afirman que este proceso en realidad está sirviendo para afianzar el liderazgo de Trump en el GOP (siglas en inglés para ‘El Gran Partido Viejo’).

“Cada puñetazo que Pelosi lanza a Trump golpea a la mitad de Estados Unidos, la mitad que puso a Trump en la Casa Blanca y mantuvo al Congreso en manos de los republicanos en 2016 (…) Y ahora, gracias a este juicio político, volverá a ocurrir”, afirmó al respecto Scaringi, quien fue delegado de Trump en la Convención Nacional Republicana de 2016.

“Al final, el golpe de Pelosi pasará a la historia como uno de los mayores productores de heno que perdió su marca y terminó eliminando a su propio partido político”, concluyó.

[descarga nuestra APP para recibir nuestro contenido destacado]

Te puede interesar: Clinton-China: La verdadera colusión (Parte 1)

videoinfo__video2.bles.com||732de8603__

Temas: Categorías: América EE. UU.

Querido Lector,

En BLes tenemos un sueño: revivir la honestidad y la verdad.

Actualmente en todo el mundo se está librando una batalla decisiva, y la gente del mundo está despertando ante la manipulación de la información, las censuras y las fake news.

Nuestros reportajes nunca son influenciados por el interés comercial o político. La prioridad de BLes ha sido siempre, desde de su fundación, reflexionar y reportar sobre política, economía, ciencia, salud y otros temas de actualidad siempre con honestidad y veracidad.

Así, BLes es parte de un cambio trascendental que atraviesa hoy la humanidad, emergiendo como una fuerza recta y virtuosa, guiada por los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia.

El mundo está cambiando, los medios que no han hecho su trabajo profesionalmente e imparcialmente y se han dejado seducir por beneficios materiales o intereses personales, tendrán que desaparecer, porque el mundo ha despertado.

El periodismo tiene que volver a abrazar los valores, porque el mundo quiere la verdad.

Pronto podremos ver que el periodismo será respetado nuevamente. Se volverá creíble, reportará con veracidad y con rectitud. Somos uno de los pioneros de esta nueva manera de contar las noticias, con consciencia de un nuevo mundo basado en los valores.

Ayúdanos a hacerlo realidad. Apóyanos para continuar con esta misión.