Redacción BLes- El presidente Donald Trump aprobó la ayuda económica federal por valor de 1.200 dólares para cada estadounidense, pero la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, demócrata por California, la impide en busca de sus propios objetivos políticos.

Para que los cheques sean distribuidos solo se requiere que los demócratas envíen al presidente un proyecto de ley independiente con ese único objetivo, pero para Pelosi eso no es suficiente, tal como explica la abogada y comentarista política Madison Gesiotto, según Townhall del 16 de octubre. 

Para Gesioto la razón de que no haya llegado el alivio económico a los ciudadanos no tiene nada que ver con la pandemia del virus PCCh, sino con la manipulación de Pelosi.

“Cuando se trata de estos cheques de estímulo, sin embargo, es muy, muy simple: La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, los tiene como rehenes”, considera Gesiotto.

Pelosi quiere, además, otros cientos de miles de millones de dólares para cubrir los déficits que han acumulado los gobernadores demócratas en los estados a su cargo, lo que hace inadmisible la ayuda.

Esta postura política de Pelosi pareciera estar diseñada para que sea ella la aparente ganadora tanto si se aprueba su propuesta como si no, porque dada la inviabilidad de la ejecución se podría atribuir la culpa al presidente Trump.

El presidente Trump explicó que cubrir los déficit presupuestarios de los gobernadores demócratas no está relacionado con las afectaciones causadas por el virus PCCh (Partido Comunista de China), y que él debe mirar hacia el futuro. 

“[La presidenta de la Cámara de Representantes] Nancy Pelosi está pidiendo 2,4 billones de dólares para rescatar estados demócratas mal gobernados y con altos índices de criminalidad, dinero que no está relacionado de ninguna manera con el COVID-19 [Virus CCP]”, dijo.

“Hicimos una oferta muy generosa de 1,6 billones de dólares y, como de costumbre, ella no está negociando de buena fe”, tuiteó Trump.

“El proyecto de ley de los demócratas incluye millones de dólares para sacar a los delincuentes juveniles de la custodia, dinero para expandir las opciones bancarias para los negocios de marihuana, y millones más para establecer bases de datos locales para rastrear ‘crímenes de odio’”, amplió Gesiotto en su artículo de Townhall.

Si bien la economía estadounidense ha mostrado una fuerte y rápida recuperación, que se ha sostenido durante los últimos meses, el alivio de 1.200 dólares sería un buen aporte para los ciudadanos. 

Además de contar con la aprobación de los dos partidos y con la recomendación del presidente de la Reserva Federal, Trump está dispuesto a que la entrega de la ayuda sea inmediata, pero dadas las restricciones impuestas por Pelosi difícilmente sea enviada antes de las elecciones del 3 de noviembre.

José Hermosa-BLes.com