Redacción BLesUn reciente informe producto de investigaciones del Centro para el Progreso Médico (CMP), revela que existe evidencia suficiente como para asegurar que Planned Parenthood está facilitando al régimen comunista chino gran cantidad de ADN, tejido y órganos de bebés abortados, lo cual estaría siendo utilizado por los chinos para desarrollar armas biológicas (virus).

En el año 2015 el CMP generó un revuelo a nivel mundial cuando publicó una serie de videos encubiertos que mostraban a los ejecutivos de Planned Parenthood discutiendo la venta de tejidos humanos y órganos extraídos de bebés abortados.

Troy Newman, uno de los miembros de la Junta de CMP dijo recientemente según el sitio de noticias Life Site News:

“Comprendí que había más en el tráfico de partes del cuerpo de bebés que solo el aspecto de la aparente violación de la ley de Planned Parenthood y los horribles detalles de la práctica de recolección que se contaban a través de los videos encubiertos. Ahora, hay que contar más de esa parte crítica de la historia, especialmente en este momento de la historia”.

Luego de las denuncias de 2015, Newman lamentó el comportamiento de las agencias federales de investigación por el modo en que ignoraron la evidencia reportada por el CMP y “el accionar corrupto del Departamento de Justicia”, que favoreció constantemente a Planned Parenthood.

Los medios hegemónicos también jugaron un rol lamentable al difamar a los líderes, profesionales y periodistas pro-vida.

Le recomendamos: MACABRO: El mensaje sexual en un libro de cuentos para niños

Ad will display in 09 seconds

Luego de estos sucesos vinieron las preguntas que desencadenaron en las nuevas denuncias. ¿Por qué personas enormemente poderosas hacen todo lo posible para proteger a Planned Parenthood? ¿Por qué los demócratas trataron la financiación de impuestos para Planned Parenthood con más importancia que la seguridad nacional? ¿Por qué las agencias federales de aplicación de la ley hicieron la vista gorda ante la gran cantidad de evidencia de que Planned Parenthood violó la ley?

La primera pista que da respuesta a estos interrogantes surge en 2015, cuando luego de las denuncias de la CMP, la Cámara de Representantes de los Estados Unidos aprobó un proyecto de ley que quitaba fondos federales a Planned Parenthood de los dólares de los contribuyentes. 

Fue entonces cuando Li Bin, director de la Comisión Nacional de Salud y Planificación Familiar (CFPA) del régimen chino, anunció  que “contribuiría con 528 millones de dólares a Planned Parenthood para el año fiscal 2016 a cambio de la donación continua de muestras de tejido humano”. 

Existe otra evidencia de que los tejidos y órganos de Planned Parenthood de los condados en Orange y San Bernardino en California terminaron en China.

Sobre la base de una denuncia presentada por el Center for Medical Progress, el fiscal de distrito del condado de Orange, Tony Rackauckas, presentó una  demanda civil contra dos empresas, DaVinci Biosciences y DV Biologics, por lucrarse ilegalmente con la venta de tejidos y órganos de bebés abortados. Las empresas fueron fuertemente multadas y obligadas a cerrar.

Según lo reportado por Operation Rescue, ambas empresas adquirieron los restos de bebé de la firma Planned Parenthood y lo revendieron por lo menos 10 veces más caro en el extranjero, incluido por supuesto, el régimen comunista chino. 

Mientras avanza la guerra no convencional entre Estados Unidos y China, el régimen comunista se ha centrado en gran medida en adquirir biotecnología y ADN de los estadounidenses mientras intenta lograr el dominio mundial en el campo de los datos biológicos. 

“China se ha convertido en el mayor depósito de ADN estadounidense del mundo”, asegura el informe publicado por Life Site News. Una fuente importante de ADN estadounidense son los tejidos y órganos obtenidos de bebés abortados en las instalaciones de aborto de Planned Parenthood en los EE. UU.

En enero de 2021, un  informe de Reuters señaló que en noviembre de 2020, el Departamento de Comercio de EE. UU. Bajo el presidente Donald Trump propuso agregar tecnología de edición de genes a la lista de control de exportaciones de EE. UU. “Porque podría usarse para crear un arma biológica”.

Eso es exactamente lo que David Asher, ex investigador principal del Departamento de Estado bajo la dirección de Mike Pompeo, cree que sucedió.

“El Instituto de Virología de Wuhan no es el Instituto Nacional de Salud. Estaba operando un programa secreto y clasificado. En mi opinión, y soy solo una persona, mi opinión es que fue un programa de armas biológicas”, dijo Asher a Jennifer Griffin de Fox News en un segmento que se emitió el 12 de marzo de 2021.

 Andrés Vacca– BLes.com