Redacción BLesProyecto de ley despojaría a las redes sociales de las protecciones legales para ser demandadas por desinformación en temas de salud, apuntando principalmente a los que tienen que ver con las vacunas, acorde a lo que reportó Children’s Health Defense.

La senadora demócrata por Minnesota, Amy Klobuchar, presentó un proyecto de ley para apuntar a la Sección 230, el cual crearía una excepción a la ley que protege las plataformas de ser consideradas responsables por el contenido que los usuarios publican y cómo lo moderan. 

El proyecto de ley, si se aprueba, posibilitará demandar a las plataformas de redes sociales por contenido ‘dañino’.

La sección 230, aprobada como parte de la Ley de Decencia en las Comunicaciones de 1996, que otorga inmunidad legal a gigantes de Internet, como Facebook y Twitter, para el contenido publicado en sus plataformas, está siendo muy cuestionada tanto por la izquierda como por los conservadores, pero por diferentes razones.

Los demócratas alegan que la Sección 230 se está utilizando para “difundir información errónea contra las vacunas”, mientras que los republicanos argumentan que está promoviendo la censura de los puntos de vista conservadores.

En un comunicado la senadora demócrata Klobuchar dijo: “Durante demasiado tiempo, las plataformas en línea no han hecho lo suficiente para proteger la salud de los estadounidenses. Se trata de algunas de las empresas más grandes y ricas del mundo y deben hacer más para evitar la propagación de información errónea sobre vacunas mortales”

Le recomendamos: Los PLANES COMUNISTAS de INFILTRARSE en EE. UU. para DESTRUIRLO, revelados por un empresario

Ad will display in 09 seconds

A su vez, tanto el presidente Biden como el expresidente Donald Trump han presionado para reformar la sección 230, pero con dos puntos de partida diferentes.

Mientras Biden acusó a Facebook por permitir “información escandalosa” sobre la vacuna, el escudo legal fue fuertemente criticado por Trump durante su mandato, tanto por la censura que sufrían los republicanos en las redes, como por lo que señaló como un tema de vulnerabilidad en la seguridad nacional.

Respecto de esto, Trump dijo que la Sección 230 pone en riesgo las operaciones de inteligencia del país, ya que es virtualmente imposible de llevarse a cabo sin que se sepa lo que se está haciendo en cada paso. “La sección 230 facilita la difusión de desinformación extranjera en línea, que es una seria amenaza para nuestra seguridad nacional e integridad electoral. Debe ser derogada”, agregó Trump.

En base a definir qué constituye información errónea sobre la salud., la legislación lo deja en manos del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE. UU.

A propósito de esto, Renée DiResta, miembro del Observatorio de Internet de Stanford dijo, “Definir qué declaraciones de propiedades saludables son legítimas y cuáles no también plantea cuestiones espinosas”, según informó Shannon Bond, corresponsal del área de tecnología del NPR.

“Hay momentos en los que el consenso todavía no está completamente formado”, afirmó DiResta, poniendo como ejemplo las posturas poco claras durante los primeros días del brote del Covid (Virus PCCh), cuando hubo debates sobre cómo se transmitía el virus.

Y agregó que “Pedir o esperar que las plataformas tomen medidas sobre ciertos tipos de información errónea sobre la salud puede ser razonable, pero este tipo de dinámica que todos hemos visto desarrollarse durante el último año y medio deja en claro cómo este enfoque tiene algunos escollos potencialmente problemáticos”.

Entre tanto, el presidente de Children’s Health Defense, Robert F. Kennedy, Jr., quien ha sufrido los embates de la censura de las grandes tecnológicas por su postura que cuestiona las vacunas experimentales y sus consecuencias para la salud,  dijo que, aunque “la industria farmacéutica y sus aliados, las grandes tecnologías han utilizado la Sección 230” para atacarlo y difamarlo, sigue considerándola una plataforma útil para la libertad de expresión”.

Kennedy Jr. que cree que la mejor solución sería “abolir el anonimato en esas plataformas”, para que cada usuario se haga responsable de sus publicaciones y rinda cuentas de ser necesario. Señalando además, que esto limitaría la capacidad de los individuos para publicar mentiras e injurias, lo que ha venido siendo “una de las principales razones por las que Internet se convirtió en una fuerza tan negativa contra el discurso civil”.

Vanesa Catanzaro – BLes.com