Redacción BLes- El exfuncionario del presidente Trump, Carter Page presentó este viernes 27 de noviembre una demanda millonaria contra los exagentes del FBI que llevaron a cabo el fallido juicio político contra Trump y que acabaron con su carrera política.

Carter Page, que en su momento se desempeñaba como asesor de política exterior para Trump, fue una de las víctimas del fallido intento de derrocar al Presidente basados en un informe fabricado, el Dossier de Steele, y financiado por el partido demócrata que buscaba ensuciar a Trump y tapar la corrupción de Hillary Clinton.

Bajo las órdenes del FBI dirigido en ese entonces por James Comey, acusaron a Carter Page de ser un traidor que trabajaba en nombre del gobierno ruso y con el fin de espiarlo solicitaron hasta tres órdenes FISA (ley de vigilancia de inteligencia extranjera) y las órdenes se utilizaron en última instancia para espiar la campaña de Trump.

Según el informe de Gateaway Pundit, la demanda involucra al exdirector del FBI, James Comey, el subdirector Andrew McCabe, el agente Peter Strzok, la abogada Lisa Page, 4 agentes más de la agencia y al Departamento de Justicia y pide 75 millones de dólares en compensación por haberle arruinado la vida al Dr. Page.

La demanda comienza planteando:

“El 10 de noviembre de 2020, el acusado Andrew McCabe testificó frente a la audiencia judicial del Senado que ‘cualquier tergiversación o error material en una solicitud de FISA es inaceptable’.  Y punto.  El FBI debe ser mantenido al nivel de escrupulosa exactitud que la corte [FISA] exige. Cuando se le presionó para que explicara ‘¿Quién es el responsable de arruinar la vida del Sr. Carter Page?’ McCabe finalmente respondió: ‘Todos somos responsables del trabajo que se hizo en FISA’.  Esta demanda busca la responsabilidad de los individuos y agencias que perjudicaron al demandante, Carter W. Page”.

Investigaciones posteriores al juicio político de Trump que terminó con su completa absolución después de que el consejo especial de Mueller no encontrara ninguna evidencia de la supuesta colusión con Rusia y obstrucción de la justicia, revelaron que los demócratas estuvieron investigando a Trump antes de que asumiera como presidente y en instancias posteriores también.

Gracias a los pedidos del senador Lindsey Graham presidente del comité judicial del senado, el Departamento de Justicia desclasificó algunos documentos del FBI que confirmaron que todo el juicio político contra Trump estuvo basado a sabiendas en rumores que fueron tomados como hechos y plasmados en el infame Dossier de Steele, un agente británico contratado por el partido demócrata para investigar a Trump.

Sin embargo, a pesar de la abundante evidencia del malicioso accionar por parte del FBI y en partes del Departamento de Justicia, a la fecha de no se ha imputado a ninguno de estos individuos, sin contar al exabogado del FBI Clinesmith quien se declaró culpable de falsificar un email para conseguir la orden FISA contra Page.

En abril de 2020 se designó al Dr. Durham para “investigar a los investigadores” refiriéndose a quienes estuvieron detrás del impeachment, pero la investigación no arrojó ningún resultado concreto.

Trump se quejó al respecto: “Estas personas deberían ser imputadas. Este fue el mayor crimen político en la historia de nuestro país y eso incluye a Obama e incluye a Biden”.

Aparentemente la “limpieza del pantano” le va a llevar otros cuatro años más al presidente de los Estados Unidos, Donald J. Trump.

Álvaro Colombres Garmendia-BLes.com