Redacción BLesTres senadores republicanos dirigieron un amicus brief a la Corte Suprema instando a los jueces a revocar el caso judicial Roe v. Wade, de 1973, por el cual la Corte Suprema de los Estados Unidos despenalizó el aborto inducido en ese país, según reportó Fox News.

Un amicus brief es un documento legal suministrado a un tribunal que contiene asesoramiento o información relacionada con un caso de una persona u organización que no está directamente involucrada en el caso.

“Este statu quo es insostenible. Cuando una doctrina legal ha fracasado repetidamente en ofrecer claridad – cuando ha demostrado ser inviable en el pasado y probablemente engendrará consecuencias impredecibles en el futuro – su existencia constituye una invitación abierta a los jueces para interpretarla de acuerdo con sus propias preferencias políticas, usurpando las prerrogativas constitucionales de la legislatura”, escribieron los senadores Josh Hawley de Missouri, Mike Lee de Utah y Ted Cruz de Texas, en un documento presentado el martes 27 de julio.

En el escrito presentado, los senadores instan a que el tribunal revoque su fallo en dos casos relacionados con el aborto: Planned Parenthood of Southeastern Pennsylvania v. Casey y el caso histórico Roe v. Wade.

“Roe y Casey deben ser rechazados y la cuestión de la legislación sobre el aborto debe devolverse a los estados”, continuaron.

Los senadores, que además son abogados y expertos en leyes, argumentan en el escrito que la “jurisprudencia del aborto de la Corte Suprema no encuentra base en la Constitución” y que el estándar de “carga indebida” de la corte en particular ha dado lugar a resultados contradictorios, desorden en los tribunales y legislaciones judiciales”, según un comunicado de prensa divulgado por ellos.

“62 millones de abortos son suficientes. Esta es la mayor causa de justicia social de nuestro tiempo: los inocentes no nacidos”, escribió en twitter el senador Josh Hawley.

Esta noticia se presenta luego de que la semana pasada el estado conservador de Mississippi, solicitara a la Corte Suprema la anulación del histórico fallo Roe v Wade. La Fiscal General Lynn Fitch es quien llevará a cabo la disputa judicial.

Le recomendamos: ¿Ciberpandemia? PLANES PERVERSOS de los globalistas del Foro Económico Mundial

Ad will display in 09 seconds

Fitch elevó su pedido este jueves 22 de julio en nombre del gobierno republicano de Tate Reeves, para que una ley de Mississippi que prohibió los abortos de mujeres con más de 15 semanas de embarazo, no sea declarada inconstitucional.

La ley pasó por la Asamblea de Mississippi en 2018, pero desde entonces está bloqueada en distintas cortes inferiores y, luego de varias apelaciones, finalmente la ley llegó a la Corte Suprema. 

El máximo tribunal escuchará la argumentación en noviembre y tendrá que dar una sentencia para antes de junio del 2022. Dada su mayoría conservadora, puede suponer un giro histórico a favor de los opositores al aborto.

Este será el primer caso de aborto que aborde la Corte Suprema de 9 miembros, 6 de ellos conservadores, 3 de los cuales fueron designados durante la presidencia de  Donald Trump.

El principal argumento de la Fiscal Fitch de Mississipi es que el aborto es un tema político, no judicial, que debe ser tratado por las Legislaturas de cada Estado, no por la Corte Suprema para toda la unión. 

En este sentido, el gobernador republicano de Texas, Gregg Abbott, firmó una ley este año que terminaría con el aborto en el territorio texano si Roe v. Wade finalmente se desestima por parte de la Corte Suprema.

Además de Mississippi, al menos otros 12 estados desde 2019 han aprobado leyes que prohíben el aborto en varias etapas del embarazo. 

Los expertos estiman que no es muy probable que la Corte Suprema invalide por completo el fallo de “Roe vs. Wade”, sin embargo podría reducir su alcance, al brindar cada vez más libertad a los estados para prohibir los abortos.

Celeste Caminos – BLes.com