Redacción BLesEl Secretario General de la OTAN, Jens Stoltenberg, durante una conferencia de prensa el lunes 6 de septiembre en Copenhague, manifestó su preocupación por la gran expansión del arsenal nuclear del régimen comunista Chino, el cual incluye un considerable aumento de ojivas y un sistema de transporte más sofisticado. 

Al exponer las prioridades para el desarme nuclear a nivel mundial en la conferencia anual de control de armas de la OTAN, Stoltenberg dijo que se deben incluir más países en las futuras conversaciones sobre restricción de misiles, no solo Rusia.

En medio de las preocupaciones que indican que el régimen comunista chino está desarrollando rápidamente misiles capaces de transportar ojivas atómicas, Stoltenberg, instó a las autoridades chinas a que se unan a los esfuerzos internacionales para limitar las armas nucleares, según reportó AP News.

“El arsenal nuclear de China se está expandiendo rápidamente con más ojivas y sistemas de lanzamiento más sofisticados”, dijo. “Además, China está construyendo una gran cantidad de silos de misiles, lo que puede aumentar significativamente su capacidad nuclear”.

“Todo esto está sucediendo sin ninguna limitación o restricción y con una total falta de transparencia”, agregó.

También destacó que el régimen chino, como potencia mundial, tiene una responsabilidad especial por sobre el resto de los países y debería responder acorde a su posición. 

A finales de julio, la Federación de Científicos Estadounidenses (FAS) publicó un informe basado en una serie de imágenes de satélite, en el cual se reporta una gran área cerca de Hami, en la región noroeste de Xinjiang, China, donde se están construyendo ojivas para misiles nucleares. Según la BBC, el lugar podría contener hasta 110 ojivas.

Este último descubrimiento se produjo apenas unas semanas después de que un informe similar afirmara que se habían avistado 120 silos en un lugar de Yumen, una zona desértica situada a unos 380 km al sureste, en la provincia de Gansu. Los denunciantes observaron que se encontraba en una fase inicial de desarrollo.

El lugar está a casi 60 millas (97 km) de la ciudad de Hami, donde, según se informa, el Partido Comunista Chino (PCCh), mantiene a millones de musulmanes uigures en campos de trabajo forzado.

Así como lo hizo Stoltenberg, los funcionarios estadounidenses han expresado preocupaciones similares sobre las reservas nucleares de China en los últimos meses. A principios de agosto, el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, dijo que Beijing, con su rápido crecimiento del arsenal nuclear, “se ha desviado drásticamente de su estrategia nuclear implementada durante décadas basada en una disuasión mínima”.

Para el congresista republicano Mike Turner, miembro principal del Subcomité de Fuerzas Estratégicas de la Cámara de Representantes, las construcciones de ojivas “sin precedentes” son una preparación “para amenazar a Estados Unidos y a nuestros aliados”.

En un comunicado oficial, Turner afirmó que dado que China sigue sin estar dispuesta a entablar negociaciones de control de armamento, “debería ser motivo de preocupación y ser condenada por todas las naciones responsables.”

Stoltenberg también dijo que las tecnologías emergentes, como las plataformas autónomas y la inteligencia artificial, también deberían incluirse en las futuras conversaciones sobre control de armas, ya que pueden convertirse en peligrosas herramientas de destrucción masiva.

Paralelamente, Hu Xijin, editor del periódico estatal chino Global Times, realizó una serie de polémicas declaraciones en las que advirtió que: “Debemos estar preparados para un intenso enfrentamiento entre China y Estados Unidos. El número de cabezas nucleares de China debe alcanzar la cantidad que haga temblar a las élites estadounidenses en caso de que contemplen la idea de participar en un enfrentamiento militar con China”.

A pesar del enorme poder económico que tiene China en el mundo de hoy, basado en la dependencia que ha logrado generar en muchos países con su economía , hoy el régimen está en el centro de las críticas debido al abuso constante de los derechos humanos, sus tácticas de espionaje, los ciberataques, la opresión contra Taiwán y Hong Kong y su rol en la pandemia por el coronavirus, entre otras cosas.

Andrés Vacca – BLes.com