Redacción BLes – Funcionarios de carrera del Departamento de Estado de EE.UU. “advirtieron” a las autoridades que no examinaran la posibilidad de que el COVID-19 (o virus del Partido Comunista Chino (PCC)) se filtrara desde una instalación de Wuhan, por temor a que se pusiera de manifiesto el apoyo de EE.UU. a la investigación de ganancia de función en ese lugar.

Nuevas pruebas apoyan la hipótesis de que la pandemia de coronavirus podría haber salido del Instituto de Virología de Wuhan (WIV), lo que hace que se cuestione por qué no se estudió la idea de forma más completa desde el principio, según una noticia de Vanity Fair que analiza la disputa entre bastidores sobre los orígenes de COVID.

“La historia de por qué algunas partes del gobierno de Estados Unidos no fueron tan entusiastas como muchos de nosotros pensamos que deberían haber sido es enormemente importante”, dijo a Vanity Fair David Feith, ex subsecretario de Estado en la oficina de Asia Oriental.

La cuestión fue planteada en un memorando obtenido por Vanity Fair el jueves 3 de junio por Thomas DiNanno, ex secretario adjunto en funciones de la Oficina de Control de Armas, Verificación y Cumplimiento del Departamento de Estado, informó Daily Mail.

El personal de dos oficinas, la de DiNanno y la Oficina de Seguridad Internacional y No Proliferación, “advirtieron” a los jefes que no emprendieran una investigación sobre los orígenes de COVID-19 porque “abrirían una caja de gusanos” si lo hacían.

DiNanno recordó cómo su investigación sobre la idea de la fuga del laboratorio fue obstaculizada en cada oportunidad, con empleados técnicos enfadados y agresivos que le decían que no abriera “la caja de Pandora”, en una entrevista con la publicación.

“Las reprimendas ‘olían a encubrimiento, y yo no iba a formar parte de ello”, dijo DiNanno.

El exsecretario de Estado de Trump, Mike Pompeo, también ha dicho recientemente en Fox News que el Instituto Nacional de Salud intentó obstruir la investigación del departamento.

Afirmó que tuvo que lidiar con el “debate interno” del NIH y con las críticas de colegas de su departamento que no estaban de acuerdo con él o con el presidente Trump.

Según Pompeo, el Dr. Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas de los Institutos Nacionales de Salud, estaba difundiendo argumentos chinos en sus entrevistas más temprano al expresar “exactamente las mismas teorías que el Partido Comunista Chino ha presentado desde hace más de un año”.

Los funcionarios afirman que en una reunión del Departamento de Estado, sus colegas les aconsejaron específicamente que no examinaran el estudio de ganancia de función del Instituto de Virología de Wuhan porque atraería una atención no deseada sobre el fondo del gobierno estadounidense que apoyaba el proyecto.

La investigación de ganancia de función es un tema polémico en el que los investigadores recogen virus dañinos y los modifican genéticamente para hacerlos más letales con el fin de investigar los peligros de futuros brotes.

La investigación sobre la ganancia de función se ha comparado con “buscar una fuga de gas con una cerilla encendida”, según el profesor Richard H. Ebright de Rutgers.

Las cosas llegaron a un punto crítico en una reunión del Departamento de Estado el 9 de diciembre de 2020, cuando los funcionarios discutieron lo que el departamento podría o debería decir públicamente sobre el laboratorio de Wuhan.

Según los asistentes, Christopher Park, director del personal de política biológica del Departamento de Estado en la Oficina de Seguridad Internacional y No Proliferación, instruyó a los asistentes para que no mencionaran la participación del gobierno de Estados Unidos en la investigación de ganancia de función.

Park, al igual que DiNanno, es un nombramiento de Trump que participó en la flexibilización de una prohibición de financiación federal sobre la investigación de ganancia de función en 2017.

Park dijo a Vanity Fair: “Soy escéptico de que la gente se sintiera realmente disuadida de presentar hechos”.

Le recomendamos: Los OSCUROS VÍNCULOS de FAUCI con el LABORATORIO de WUHAN

Ad will display in 09 seconds

Sostuvo que lo único que hacía era argumentar que “es dar un salto enorme e injustificable… sugerir que una investigación de ese tipo [significaba] que estaba ocurriendo algo indebido”.

Según los informes, Park no era el único al que le preocupaba que la investigación condujera a indagaciones sobre el apoyo de Estados Unidos.

Cuatro exfuncionarios del Departamento de Estado declararon a la revista que se advirtió con frecuencia al panel que no abriera la “caja de Pandora” mientras investigaba la hipótesis de la fuga del laboratorio y otras alternativas.

Según las fuentes, el entonces subsecretario en funciones de Control de Armas y Seguridad Internacional, Chris Ford, se oponía a una investigación.

Ford se opuso a un primer examen de un grupo de especialistas en un documento de enero de 2021, por considerar que incluía pruebas deficientes.

“También le advierto que no debe sugerir que hay algo intrínsecamente sospechoso -y sugestivo de actividad de guerra biológica- sobre la participación del Ejército Popular de Liberación (EPL) en el WIV en proyectos clasificados”, decía el memorando.

“Sería difícil decir que la participación militar en la investigación clasificada de virus es intrínsecamente problemática, ya que el Ejército de los Estados Unidos ha estado profundamente involucrado en la investigación de virus en los Estados Unidos durante muchos años”.

Ford respondió con un memorándum, afirmando que DiNanno estaba distorsionando las conclusiones del panel. También discrepó de las advertencias anteriores sobre los peligros de crear una lata de gusanos si investigaba.

Oliver Cook – BLes.com