Redacción BLesEl CEO del gigante bancario JPMorgan Chase, Jamie Dimon, dijo que la entidad  sobreviviría al Partido Comunista, en su discurso en el Boston College, Massachusetts, EE. UU. de hace dos días creando intriga con esas palabras que se difundieron por las redes. 

“El Partido Comunista está celebrando su centenario, y JPMorgan también. Apostaría a que duraremos más”, dijo Dimon agregando: “No puedo decir eso en China”, citó el New York Post del 24 de noviembre. 

Hacía solo unos días que Dimon había regresado de Hong Kong, en donde se le deparó un trato especial al ser eximido de cumplir con la cuarentena sanitaria obligatoria vigente.

Las autoridades argumentaron que Dimon tenía “negocios importantes” en el país. Adicionalmente, es el primer gran ejecutivo de Wall Street que visita China desde la aparición de la pandemia.

Tras pronunciar ese comentario Dimon pareció reconocer el posible impacto que pudieran tener, diciendo: “Probablemente estén escuchando de todos modos”.

Efectivamente, al día siguiente el subdirector del Departamento de Información del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Zhao Lijian, restó importancia a lo dicho por Dimon atribuyéndolo solo a un “truco publicitario”.

No obstante, Dimon no demoró en expresar sus disculpas y arrepentimiento al Partido Comunista de China (PCCh): “Me arrepiento y no debería haber hecho ese comentario. Estaba tratando de enfatizar la fortaleza y la longevidad de nuestra compañía”, dijo al día siguiente.

Más aún, agregó: “Me arrepiento de mi reciente comentario porque nunca es correcto bromear o denigrar a ningún grupo de personas, ya sea un país, su liderazgo o cualquier parte de una sociedad y cultura”.

Tras esta inclinación de Dimon, el mismo Lijian, respondió en una sesión informativa diaria que tomaba las disculpas y que consideraba que esa era “una actitud correcta”. 

El arrepentimiento del alto ejecutivo sale a proteger las perspectivas de crecimiento del JPMorgan con el PCCh. Este le aprobó en agosto que se convirtiera en el primer propietario extranjero de pleno derecho de una empresa de corretaje de valores en el país. 

Igualmente, el gran banco está trabajando en un acuerdo para comprar una parte del China Merchants Bank.

Estas importantes relaciones bancarias entre el banco más grande de Estados Unidos y el régimen comunista chino se producen en medio de la mayor crisis financiera del gigante inmobiliario chino, Evergrande, que al parecer está siendo controlada. 

Evergrande estaba acosado por deudas que llegan a los 300.000 millones de dólares, viéndose en riesgo de quebrar financieramente lo que significaría la destrucción de millones de empleos directos e indirectos, además de una catástrofe económica descomunal para inversionistas de varios países, aunque sus principales acreedores son bancos e inversionistas chinos.

Durante el mismo discurso Dimon también se refirió a la posibilidad de que el PCCh ordenara la invasión a Taiwán, considerando que “podría ser su Vietnam” y que se trataría tan solo de “ruido de sables”, de acuerdo con Bloomberg. 

El ejecutivo de 65 años agregó: “Las bolsas de cadáveres en cualquier país tienen un efecto adverso en un momento dado, especialmente cuando el objetivo puede ser irrelevante”.

Asimismo manifestó: “Y por eso creo que la gente tendrá mucho cuidado con lo que va a hacer, y creo que sería muy doloroso para los chinos hacerlo”.

José Hermosa – BLes.com

 

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.