El periodista Allan dos Santos presentó pruebas de un complot entre el PT de Lula, China, Corea del Norte y dos jueces de la Corte Suprema que buscan incriminar al presidente Bolsonaro con una causa falsa y forzar su renuncia y posterior inhabilitación para presentarse a cargos públicos.

El mismo Allan Dos Santos es perseguido por una investigación ilegal de la Corte Suprema a cargo de Alexandre de Moraes por “divulgación de noticias falsas“, por la cual el juez ha ordenado que Facebook y Twitter suspendan sus cuentas en redes sociales, junto con la de otros casi 100 periodistas, empresarios y políticos pro-Bolsonaro.

En una entrevista junto a la diputada Bia Kicis el pasado jueves, Allan anunció que tenía esta información y aclaró que ya no se encuentra viviendo en Brasil, para evitar que punteros del PT tomen represalias físicas contra él o contra su familia por revelar esto.

La única forma en que podía dar esta información era desde fuera del país. Hoy estoy fuera del país, a salvo, y estoy aquí para traerte esta noticia“, dijo el periodista y agregó: “si algo me pasa a mí o a mi familia, solo vino de estas personas y grupos: la embajada china en Brasilia, la embajada de Corea del Norte en Brasilia, Kakay, que es del Partido de los Trabajadores, Barroso o Alexandre [jueces de extrema izquierda de la Corte Suprema]”.

La denuncia y el plan para bajar a Bolsonaro

Según el periodista, un empleado del Tribunal Superior Electoral de nombre Igor Tobias, habría contratado a la empresa alemana Rohde & Schwarz para localizar escuchas telefónicas que se estén haciendo de manera ilegal en Brasilia. 

La evidencia presentada por Allan revela que la empresa encontró que la Embajada china, la Embajada norcoreana y un servidor en la casa del abogado del PT, Antônio Carlos de Almeida Castro, apodado Kakay, estaban monitoreando las conversaciones del presidente Bolsonaro.

Sin embargo, ni el Tribunal Supremo Electoral ni los jueces Moraes y Barroso de la Corte Suprema, quienes fueron notificados de este suceso, reportaron estos hallazgos a la Policía Federal o al Gobierno. Ocultando esta información, cometieron un grave delito y un complot en contra de Bolsonaro es casi una certeza.

El Tribunal Supremo Electoral está investigando a la campaña presidencial de Bolsonaro del 2018 por presuntos grupos de tarea enfocados en divulgar noticias falsas para levantar la imagen del entonces candidato. Expertos aseguran que de encontrarse pruebas fehacientes, Bolsonaro podría quedar inhabilitado de por vida para presentarse a próximas elecciones.

Estamos viviendo en una dictadura del Poder Judicial, donde los jueces de la Corte piensan que son dioses, investigan, juzgan y condenan a todos aquellos que los critican y piensan de manera diferente, con el pretexto de salvaguardar la democracia, pero son los primeros en violar la constitución“, aseguran las organizaciones populares que defienden al Presidente Bolsonaro.

La investigación ilegal de noticias falsas por parte del Tribunal Supremo tiene el único propósito de censurar a los conservadores y es inconstitucional. Múltiples activistas conservadores han denunciado la arbitrariedad de la Corte Suprema en tribunales internacionales.

Según denuncia Allan dos Santos, el hecho de que estas Embajadas estén realizando escuchas ilegales sobre el presidente, en complot con el PT y la Corte Suprema, indica un plan entre todos ellos para sesgar la decisión del TSE y lograr inhabilitar a Bolsonaro, quien no tendría más remedio que renunciar.

Además, de concretarse este plan, el vicepresidente Hamilton Mourao también debería renunciar, ya que compartió el mismo equipo de campaña que el presidente en 2018, y por sucesión constitucional asumiría la presidencia Rodrigo Maia, el Presidente de la Cámara de Diputados, que es un anti-bolsonarista duro y se sospecha que también sea parte de este plan.

“Estoy acusando al juez Luís Roberto Barroso también. Él tiene información sobre escuchas telefónicas provenientes de dos Embajadas, lo que va en contra de cualquier ley de Seguridad Nacional, y no advirtió al Presidente de la República” remató Allan dos Santos.

Allan asegura tener todo el informe completo, que obtuvo a partir de una fuente que no pretende revelar. En redes, publicó las siguientes capturas, y aseguró que más información será publicada en los próximos días.

Carátula del informe pedido por Tobias, en nombre del Tribunal Supremo Electoral.

Descubrimientos de la empresa Rohde & Schwarz, que indican por lo menos tres focos en Brasilia desde donde se están realizando escuchas ilegales. Estas direcciones coinciden con las de la Embajada de China, de Corea del Norte, y de la casa de Kakay.

Después de la gran repercusión de la acusación del periodista Allan dos Santos sobre las escuchas ilegales que involucran principalmente al régimen chino, el periodista Oswaldo Eustáquio asegura tener más información sobre este tema, y dice tener el nombre de un espía brasileño reclutado por el Partido Comunista chino, quien asegura ya está siendo investigado por la CIA, el FBI y el MI6.

La cuenta @oswaldojor es manejada por un asistente de Oswaldo Eustáquio, ya que él fue inhabilitado por la Corte Suprema de poder publicar en redes mientras la investigación ilegal de noticias falsas está en curso

Desde esta cuenta, se asegura que el periodista está en diálogo con la Policía Federal brasileña sobre este tema y que el lunes a primera hora de la mañana hará la denuncia formal ante el organismo para luego publicar en redes el nombre de este supuesto espía, quien habría sido el responsable de coordinar las escuchas ilegales en la Embajada china.

Este sujeto, además, habría estado presionando a diputados de Brasil para que cambien su postura frente a la empresa china Huawei, cuyo permiso para operar en territorio brasileño está siendo discutido por el Congreso.

Fuente: Derecha Diario.