Redacción BLesCuatro expertos en derecho internacional y derechos humanos de la Organización de Naciones Unidas (ONU) están presionando a las autoridades de Hong Kong para que inicie una profunda revisión de la polémica Ley de Seguridad Nacional impuesta por Beijing, argumentando que es “incompatible” con las normas internacionales de derechos y libertades civiles. 

En un duro comunicado publicado en la página oficial de la ONU el jueves 14 de octubre, los cuatro expertos independientes acusaron a las autoridades de abusar de los cargos de terrorismo y sedición para sofocar las voces de la oposición local y la libertad de expresión.

La declaración de los expertos el martes afirma que “es necesario revitalizar un poder judicial independiente en Hong Kong, una pausa en la aplicación de esta ley y una reconsideración fundamental de su uso”.

También hablaron sobre la importancia de no permitir que se presenten tan fácilmente cargos de subversión y terrorismo contra ciudadanos, dado que esas etiquetas no deberían aplicarse a delitos que no cumplan estrictamente con lo previsto en los estándares legales internacionales. 

“La banalización de los actos terroristas y los delitos de sedición, cuando los gobiernos los utilizan indebidamente para justificar sofocar la disidencia interna, limitar las protestas y frenar las críticas de la sociedad civil y los defensores de los derechos humanos, es profundamente preocupante”.

En el escrito puntualizaron sobre un caso que involucraba a Chow Hang-tung, un destacado abogado y ex vicepresidente de la ahora disuelta Alianza de Hong Kong en Apoyo de los Movimientos Patrióticos Democráticos de China, una agrupación local conocida por organizar la vigilia anual en Hong Kong para conmemorar a las víctimas de la masacre de la plaza de Tiananmen en 1989 en manos del Partido Comunista Chino (PCCh).

Chow junto a otros tres líderes de la Alianza fueron arrestados el 8 de septiembre luego de que se “negaran a cooperar” en una investigación de seguridad nacional, en la que el grupo de defensa fue acusado de ser un “agente extranjero”.

Horas después de ser detenido, Chow fue acusado de “incitación a la subversión” en virtud de la Ley de Seguridad Nacional. El mismo cargo también se utilizó como pretexto para mantener en prisión a otros dos líderes de la Alianza, Lee Cheuk-yan y Albert Ho, que han estado cumpliendo sentencias por su papel en asambleas no autorizadas durante el 2019.

Los miembros que quedaron en libertad, tras la fuerte presión ejercida por las autoridades y al observar cómo detenían injustamente a sus compañeros y líderes del movimiento, decidieron disolver la alianza luego de 32 años de activismo pacífico.

Grupos de derechos internacionales en línea con lo que manifestaron los especialistas de la ONU, han expresado preocupaciones similares sobre el impacto de la Ley de Seguridad Nacional en Hong Kong.

En junio, Amnistía Internacional afirmó que la ley “ha creado una emergencia de derechos humanos” en la ciudad. Ese mismo mes, Reporteros sin Fronteras declaró que la ley ha puesto la libertad de prensa de la ciudad “en grave peligro”.

Por su parte, el gobierno de los Estados Unidos, sobre todo durante la presidencia de Donald Trump, ha sancionado a más de una docena de funcionarios chinos y de Hong Kong por su papel en la represión de la democracia en Hong Kong.

La Ley de Seguridad Nacional fue impuesta bajo presión del PCCh en junio de 2020, la misma fue aprobada sin pasar por la legislatura local luego de un año de protestas y disturbios a favor de la democracia.

La medida otorgó a la policía nuevos poderes, alarmando a los democráticos, agrupaciones de la sociedad civil y socios comerciales, dado que tales leyes se han utilizado ampliamente para silenciar y castigar a los disidentes en China. 

Andrés Vacca – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.