Redacción BLes– El Teniente General retirado, Thomas McInerney, evaluó los inusuales hechos que caracterizan al proceso electoral en Estados Unidos, y llegó a la conclusión de que el Presidente estadounidense, Donald Trump, debería declarar la Ley Marcial.

Para McInerney la nación es víctima de una guerra cibernética promovida por los demócratas, China, Rusia e Irán, lo que presta mérito para aplicar la Orden Ejecutiva de 2018 contra las interferencias electorales extranjeras, según una entrevista publicada por Brighton el 1° de diciembre. 

Igualmente, para McInerney, no se trata  solo de fraude electoral en el sentido que le confiere el abogado Rudy Giuliani, aquel va aún más allá y califica de traición el comportamiento evidenciado por las instituciones y funcionarios federales.

Asimismo, explica que el ataque es una traición porque intenta cambiar al gobierno.

Simultáneamente, Trump debería emitir una Acta de Insurrección, porque las actuaciones de los grupos izquierdistas Black LIves Matter y Antifa eso es lo que están demostrando.

Dentro de su análisis McInerney considera que el estado de emergencia habilita a la administración Trump para arrestar a todos los implicados en la supuesta traición.

Le recomendamos:

“Empezar a arrestar a estas personas de inmediato, [bajo] esta emergencia nacional”.

También recomienda que Trump suspenda la reunión del Colegio Electoral del 14 de diciembre, y la inauguración del nuevo Congreso el 6 de enero, reseña el medio alternativo News Target.

Para McInerney el riesgo al que se expone la nación es de tal magnitud que estaría al borde de cambios irreversibles.

 “Esta es la última elección libre que tendremos” si no se actúa contundentemente.

“Esta corrupción no puede ser aceptada. Es una traición y debemos investigarla a fondo”, reiteró McInnerney.

Bajo estas circunstancias las autoridades deberían decomisar todas las máquinas de Dominion Voting System, involucradas en el fraude electoral a gran escala, y juzgar a las personas responsables del engaño.

En este mismo sentido se expresó la Convención We the People, para cuyos miembros las elecciones deberían repetirse, bajo circunstancias ajenas por completo a las posibilidades de fraude.

“Es nuestro derecho exclusivo elegir a nuestro Presidente y ese sagrado derecho ha sido violado por el masivo, planeado e ilegal fraude electoral llevado a cabo por operativos corruptos del Partido Demócrata/Socialista a través de nuestra nación para robar nuestro voto. No lo apoyaremos”, es parte de lo expresado en la solicitud de esa organización política. 

Mientras tanto, el presidente Trump se atiene a las instituciones civiles en busca de transparencia electoral, y si bien el tiempo se agota rápidamente, todavía quedan varios recursos legales que podrían determinar que, efectivamente, la voluntad de la mayoría de los estadounidenses es que sea reelegido.

José Hermosa – BLes.com