China lleva a cabo “el ataque más intenso contra el sistema global de defensa de los derechos humanos” de todos los tiempos, asegura la oenegé Human Rights Watch en su informe anual divulgado este martes (14.01.2020), que urge al mundo democrático a resistir su embestida.

Para mantenerse en el poder, el gobierno de Xi Jinping “ha construido un Estado de vigilancia orwelliano, altamente tecnológico, y un sofisticado sistema de censura de internet para vigilar y suprimir la crítica pública”, sostiene Kenneth Roth, jefe de Human Rights Watch (HRW), en el informe de más de 650 páginas sobre el estado de los derechos humanos en el mundo en 2019.

“En el extranjero, utiliza su creciente poderío económico para silenciar críticos y llevar a cabo el ataque más intenso contra el sistema global de defensa de los derechos humanos desde su surgimiento a mediados del siglo XX”, denuncia.

Roth señala que China ha construido “un sistema pesadillesco” de vigilancia de 13 millones de musulmanes uigures, kazajos y otras minorías tártaras en Sinkiang, en el noroeste de China, y está creando otros similares en el resto del país. Esta vigilancia ha resultado en la detención indefinida de más de un millón de musulmanes tártaros para su “reeducación”, y ha dejado a innumerables niños “huérfanos”, señala.

“Ningún otro gobierno está simultáneamente deteniendo un millón de miembros de una minoría étnica para un adoctrinamiento forzado y atacando a cualquiera que se atreva a desafiar su represión”, asegura.

Precaria situación de derechos humanos en Latinoamérica

En tanto, y pese a ciertos avances, HRW considera que la situación de los derechos humanos en Latinoamérica sigue siendo precaria. El organismo señaló que Bolivia, Chile y Ecuador utilizaron “fuerza excesiva” para responder a las multitudinarias protestas: “esta luz verde a la violencia por parte de las fuerzas de seguridad es un problema que vemos en muchos Gobiernos de Latinoamérica”, subrayó Roth. Asimismo, señaló a Cuba, Nicaragua y Venezuela de reprimir a la oposición utilizando la violencia, encarcelando a dirigentes políticos, defensores de derechos humanos y periodistas.

Las violaciones de los derechos humanos cometidas por las fuerzas de seguridad -incluidas torturas, desapariciones y abusos contra migrantes- continúan en México, afirma HRW. El informe destaca también el enorme problema de la violencia en varios países centroamericanos, con algunas de las tasas de homicidios más altas del mundo, que ha forzado desplazamientos masivos de población.

La información es de DW

Te puede interesar: Cuando un gobierno comete crímenes de lesa humanidad…

videoinfo__video2.bles.com||81a91ef5c__

Ad will display in 09 seconds