Redacción BLes – La candidata a las primarias por el Partido Demócrata, Elizabeth Warren, se ha hecho conocida por manejar un discurso progresista que aparenta solucionar varios problemas de índole económica y social en favor del bienestar de los estadounidenses.

Un ejemplo es cuando habla sobre la política socialista de imponer impuestos extraordinarios a la riqueza de las personas con recursos y empresarios, para dar asistencia social a estratos sociales que cuentan con menos recursos, o su apuesta a la salud con el proyecto Medicare para Todos. Estas iniciativas han generado una creciente preocupación en diversos sectores de la sociedad estadounidense.

Incluso entre los mismos donantes demócratas e inversores de Wall Street se ha venido generando un descontento con las políticas progresistas de la candidata demócrata, considerando que los temas sobre impuestos y la atención médica asequible, son poco prácticos.

De acuerdo con Reuters, tanto donantes e inversores se preguntaron si las propuestas de Warren podrían traer serias repercusiones para el país, señalando que temían que su plan para financiar proyectos sociales a través de la recaudación de millones en impuestos traerían consecuencias no deseadas.

“La senadora Warren está diciendo cosas que son difíciles de promulgar, y no sé cómo terminas pagando por ellas”, señaló Marc Lasry, presidente de Avenue Capital Group, quien así mismo es donante de varios opositores de la congresista para la nominación demócrata en la carrera presidencial del 2020.

Por su parte el reconocido inversor estadounidense Leon Cooperman, llegó a describir a la congresista de manera negativa, señalando que “representa lo peor de los políticos” y asegurando que sus propuestas “son contraproducentes”, ya que “no se enriquece a los pobres empobreciendo a los ricos”.

Según expresa en una columna de opinión Vivek Saxena, columnista del medio conservador BizPac Review, las propuestas utópicas de la demócrata en atención médica universal, cuidado infantil, educación, entre otros, podrían significar “una pobreza generalizada que no se veía desde el inicio de los Estados Unidos”.

Saxena cita una investigación de Marie Fishpaw y Jamie Hall de la Heritage Foundation para señalar el alto costo que traería las propuestas de la congresista del ala demócrata para el presupuesto de las familias estadounidenses trabajadoras de clase media.

“Como resultado, el 73.5% de los estadounidenses tendrá menos dinero en sus bolsillos bajo Medicare para Todos. El costo de los nuevos impuestos que tienen que pagar será más de lo que ahorran en costos de atención médica”, advierte la investigación mencionada.

De acuerdo con la investigación, distintos informes apuntan a que incluso aquellas familias de bajos ingresos que se benefician de programas de atención como Medicaid o el Programa de Seguro Médico para Niños enfrentarán pérdidas por un valor estimado de hasta $5.592 dólares por año.

Respecto a las consecuencias de un alza en los impuestos, el columnista hizo referencia a las palabras del consultor estadounidense Steve Tobak, quien ha trabajado por más de 20 años con pequeñas y medianas empresas de tecnología. Tobak dijo:

“Un impuesto a la riqueza causaría una crisis anual de liquidez, ya que los inversionistas que financian una porción considerable de la economía de los EE. UU. luchan por conseguir el dinero en efectivo para pagar sus cuentas de impuestos”.

En un informe del Wall Street Journal publicado a mediados del mes de noviembre se indica: “ Ella [Elizabeth Warren] quiere devolver la tasa máxima del impuesto sobre la renta al 39,6% del 37%, imponer un nuevo impuesto del 14,8% para el Seguro Social, añadir un impuesto anual de hasta el 6% sobre la riqueza acumulada y exigir a los inversores ricos que paguen impuestos sobre las ganancias de capital a las mismas tasas que otros ingresos, incluso si no venden sus activos”.

“Considere un multimillonario con una inversión de $ 1,000 que gana un rendimiento del 6%, o $ 60, recibido como ganancia de capital, dividendo o interés”.

El periodista de política fiscal Richard Rubin del Wall Street Journal, agregó: “Si se implementan todos los impuestos de la Sra. Warren, podría deber el 58.2% de eso, o $ 35 en impuestos federales. Además, toda su inversión incurriría en un impuesto al patrimonio del 6%, es decir, al menos $ 60. El resultado: impuestos tan altos como $ 95 sobre ingresos de $ 60 para una tasa impositiva combinada de 158%”.

El columnista Vivek Saxena ejemplifica mencionando el difícil panorama que tendrían que vivir el amplio número de empleados y de clientes de una empresa dirigida por un individuo que el día de mañana toma la decisión de liquidar sus activos e irse del país en busca de mejores condiciones debido a las leyes de impuestos.  

¿Qué crees que le pasaría a los ingresos de cada familia de la clase trabajadora? Mejor aún, ¿qué crees que pasaría con los ingresos de los ex-empleados del hombre de negocios?”, añade el columnista.

[descarga nuestra APP para recibir nuestro contenido destacado]

Te puede interesar: Clinton-China La verdadera colusión (Parte 2)

videoinfo__video2.bles.com||437cd59e6__

Categorías: América EE. UU.

Querido Lector,

En BLes tenemos un sueño: revivir la honestidad y la verdad.

Actualmente en todo el mundo se está librando una batalla decisiva, y la gente del mundo está despertando ante la manipulación de la información, las censuras y las fake news.

Nuestros reportajes nunca son influenciados por el interés comercial o político. La prioridad de BLes ha sido siempre, desde de su fundación, reflexionar y reportar sobre política, economía, ciencia, salud y otros temas de actualidad siempre con honestidad y veracidad.

Así, BLes es parte de un cambio trascendental que atraviesa hoy la humanidad, emergiendo como una fuerza recta y virtuosa, guiada por los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia.

El mundo está cambiando, los medios que no han hecho su trabajo profesionalmente e imparcialmente y se han dejado seducir por beneficios materiales o intereses personales, tendrán que desaparecer, porque el mundo ha despertado.

El periodismo tiene que volver a abrazar los valores, porque el mundo quiere la verdad.

Pronto podremos ver que el periodismo será respetado nuevamente. Se volverá creíble, reportará con veracidad y con rectitud. Somos uno de los pioneros de esta nueva manera de contar las noticias, con consciencia de un nuevo mundo basado en los valores.

Ayúdanos a hacerlo realidad. Apóyanos para continuar con esta misión.