Redacción BLes– El gobierno del presidente Trump, por medio del Secretario de Estado Mike , realizó una nueva acción en política internacional por la paz mundial, al intervenir este viernes en los esfuerzos internacionales para detener los enfrentamientos armados entre Armenia y Azerbaiyán, quienes están viviendo actualmente momentos de fuertes conflictos. 

El secretario de Estado, se reunió por separado con los ministros de Relaciones Exteriores de Armenia y Azerbaiyán, para conversar después de dos intentos fallidos de Rusia de negociar un alto el fuego en el peor momento de hostilidad de la región en más de un cuarto de siglo. 

“Durante reuniones separadas con el Ministro de Relaciones Exteriores de Armenia @ZMnatsakanyan y el ministro de Relaciones Exteriores de Azerbaiyán @bayramov_jeyhun, discutimos los pasos críticos para detener la violencia en el conflicto de Nagorno-Karabaj. Ambos deben implementar un alto el fuego y regresar a negociaciones sustantivas”, escribió en su cuenta de Twitter Mike Pompeo luego de las reuniones.

Según reportó AP News, Rusia viene de realizar varios intentos fallidos en las negociaciones entre ambos países, sin posibilidades de llegar a lograr un acuerdo de paz. Ante la negativa, y con un buen historial en negociaciones de este tipo, la administración Trump intenta conseguir una tregua y una intervención estadounidense de bajo perfil para promover el fin de los combates. 

En el mismo momento que se desarrollaron las reuniones en Washington, en Nagorno-Karabaj se libraron intensos combates. Según la información proporcionada por AP News, las autoridades de Nagorno-Karabaj dijeron que la ciudad de Martakert y varias aldeas en la región de Martuni fueron alcanzadas por cohetes azerbaiyanos.

La zona de Nagorno-Karabaj se encuentra dentro de territorio de Azerbaiyán, pero estuvo siempre bajo la tutela de grupos de fuerzas étnicas respaldadas por Armenia desde que terminó la guerra en 1994. 

El reciente conflicto comenzó el último 27 de septiembre, y marca la peor escalada de violencia desde el fin de la guerra en 1994. Según funcionarios de Nagorno-Karabaj, 927 de sus tropas han muerto y también han muerto más de 30 civiles. Armenia, técnicamente, no está oficialmente involucrada en la disputa. Sin embargo Azerbaiyán ha acusado a Armenia de atacar sus ciudades y pueblos con artillería y misiles, lo que ha sido negado por las autoridades armenias.

En un comunicado del Departamento de Estado, el portavoz indicó: “El secretario de Estado Michael R. Pompeo se reunió con el canciller armenio Zohrab Mnatsakanyan y el canciller azerbaiyano Jeyhun Bayramov por separado hoy en Washington, DC. El secretario Pompeo enfatizó la necesidad de poner fin a la violencia y proteger a los civiles”.

Rusia, junto con Estados Unidos, ha copresidido el llamado Grupo de Minsk creado por la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa para mediar en el conflicto.

El comunicado también destacó la importancia de que las partes inicien negociaciones sustantivas bajo los auspicios de los Copresidentes del Grupo de Minsk de la OSCE, para resolver el conflicto sobre la base de los principios del Acta Final de Helsinki de no uso o amenaza de la fuerza, integridad territorial, derechos de igualdad y autodeterminación de los pueblos.

La intervención de Estados Unidos en el conflicto abre un manto de esperanza en que se logre un acuerdo firme que garantice la paz para ambas naciones. Recientemente, la administración Trump, ha realizado un papel sumamente exitoso en materia de política internacional y acuerdos de Paz con varios países en Medio Oriente. 

Sin ir más lejos, hoy mismo, el gobierno de los Estados Unidos celebró su intervención en la negociación de otro histórico acuerdo de paz, esta vez entre Israel y Sudán. 

Andrés Vacca – BLes.com