Redacción BLes– Este 21 de septiembre el Departamento de Justicia de Estados Unidos publicó una notificación en la cual identifica a las ciudades de Nueva York, Seattle y Portland como “jurisdicciones” en las que se permite la violencia y destrucción de la propiedad. 

La notificación es en respuesta al memorando del pasado 2 de septiembre en el cual Trump repasa los acontecimientos que ocurrieron en algunas ciudades después de las protestas que se iniciaron con la muerte de George Floyd, a fines de mayo de este año, y resalta algunos de estos lugares que se han negado a restaurar la ley y el orden.

Trump dijo en su memorando que “no permitirá que el dinero de los impuestos federales financie a las ciudades que permiten que se deterioren en zonas sin ley”, y solicita al Departamento de Justicia que identifique cuáles serían estas zonas en base a un determinado criterio.

Los criterios establecidos en la notificación incluyen:

– Las jurisdicciones donde las autoridades locales recortaron el presupuesto de la policía en medio de un incremento sustancial del crimen, como lo es la ciudad de Nueva York que le quitó mil millones de dólares al presupuesto de la policía y como consecuencia, se eliminó toda una sección de agentes de civil que se encargaban de sacar las armas de las calles, y el departamento de policía tuvo que dejar de contratar nuevos reclutas. La ciudad de Nueva York hoy tiene un 177% más de tiroteos que el año pasado.

– Las reformas policiales introducidas por las autoridades que dificultan notablemente el trabajo de los agentes, como la prohibición de ciertas técnicas para reducir a un sospechoso. 

– Las jurisdicciones donde las autoridades retiraron a la policía y dejaron la zona en manos de los manifestantes, como el caso de Seattle, donde la alcaldesa permitió la creación de la Capitol Hill Autonomous Zone (CHAZ) o Zona Autónoma del Capitol Hill, un radio de 6 cuadras que incluía el precinto policial. La “zona autónoma” estuvo un mes, la policía no tenía permitido entrar y asesinaron dos adolescentes allí dentro.

– Las jurisdicciones que se niegan a aceptar la ayuda de las fuerzas federales para contrarrestar los disturbios.

Si bien no está claro el alcance legal de esta acción, ya que las autoridades locales podrían apelar si la justicia fuera a quitarles los fondos federales y la decisión final recaería sobre un juez, es un paso por parte de la Administración de Trump para mostrar su compromiso con la ley y el orden.

El fiscal general William Barr fue optimista con respecto a la medida, y dijo en la notificación: “Tengo la esperanza de que las ciudades identificadas hoy por el Departamento de Justicia inviertan el curso y se tomen en serio la función básica de gobierno y empiecen a proteger a sus propios ciudadanos.”

Alvaro Colombres Garmendia – BLes.com