Redacción BLesEl candidato demócrata presidencial, Joe Biden, declaró en el debate sostenido con el presidente estadounidense, Donald Trump, el 22 de octubre, que cambiaría la industria petrolera por la energía renovable, si llegara a la presidencia.  

Biden apoyó su proyecto acusando a la actividad petrolera de contaminar, pero no se le ocurrió que con ese cambio arruinaría a uno de los sectores más productivos del país, y del que dependen millones de empleos. 

“¿Cerrarías la industria petrolera?” Trump le preguntó a Biden.

“Haría la transición de la industria petrolera, sí”, respondió Biden. 

“¿Por qué harías eso?” preguntó el moderador.

“Porque la industria petrolera contamina significativamente,” Biden trató de explicar.

El impacto negativo causado por sus palabras hizo que a partir de entonces, tanto su campaña como él mismo, trataran de desviar el significado de sus declaraciones haciendo parecer que lo que él realmente quiso decir era que suspendería los subsidio federales otorgados a ese sector industrial, según Townhall del 23 de octubre. 

Por su parte, la Subdirectora de Campaña y Directora de Comunicaciones de Biden, Kate Bedingfield, dijo a los reporteros que Biden solo quería decir que tenía la intención de terminar con los subsidios al petróleo, no con la industria en sí.

Tanto Biden como la candidata demócrata a la vicepresidencia, kamala Harris, han sido enfáticos en que no permitirán la extracción de petróleo llamada “fracking”, y eliminarán los combustibles fósiles.

El presidente Trump difundió un video en el que recopilan varias de las veces en las que Biden y Harris fueron terminantes en ese aspecto.

Tan solo acompaña su tuit con las palabras: “¡Aquí vas Joe Biden!

Asimismo, el jefe del Instituto Americano del Petróleo, Mike Sommers mostro su desacuerdo con las propuestas de Biden. 

 “No vamos a ir a ninguna parte”, dijo Sommer, añadiendo que los demócratas, los republicanos y los independientes “saben que la industria del gas natural y del petróleo de los Estados Unidos ofrece energía asequible y fiable a las familias y empresas estadounidenses y a todo el mundo”.

La industria apoya más de diez millones de empleos en los Estados Unidos y está respaldada por un creciente movimiento de base de millones de estadounidenses, según el Instituto Americano del Petróleo.

La eliminación de la industria del petróleo y con ella todos los empleos que genera no es el único de los proyectos de Biden en este sentido. 

Un estudio del Instituto de Políticas de Empleo del mercado libre (EPI), reveló que se podrían perder otros  2 millones de empleos si Biden duplica el valor de la hora de trabajo de 7.50 a 15 dólares, tal como lo ha prometido en su campaña electoral, según The Washington Free Beacon

Jose Hermosa – BLes.com