Usando de ejemplo las intenciones del español Pedro Sánchez de revocar la reforma laboral de Rajoy, el candidato a presidente por la extrema izquierda promete usar sus políticas de hoja de ruta para lo que sería su vuelta al Planalto.

El ex-presidiario y candidato a presidente, Luiz Inácio Lula da Silva, amenazó esta semana con revocar la reforma laboral, aprobada en 2017 por el ex presidente Michel Temer y expandida por el gobierno de Jair Bolsonaro en 2021, si llega a salir victorioso en las elecciones presidenciales que sucederan en octubre de este año.

La reforma entró en vigencia pocos meses después de la caída de la presidente Dilma Rousseff (PT), en agosto de 2016. La izquierda brasileña reclama que con las nuevas normas una serie de derechos laborales fueron eliminados y las relaciones laborales, precarizadas.

En la tarde del martes 4, Lula compartió la noticia sobre las intenciones del gobierno socialista de España en derogar la reforma laboral del 2012, y dijo que los brasileños la deberían “acompañar de cerca”.

“Es importante que los brasileños sigan de cerca lo que está sucediendo en la Reforma Laboral en España, donde el presidente Pedro Sánchez está trabajando para recuperar los derechos de los trabajadores”, escribió en sus redes sociales.

La presidente del PT, Gleisi Hoffmann, también comentó la noticia, que consideró “prometedora” y a su vez celebró la derogación de la privatización de empresas energéticas en Argentina.

“Noticias prometedoras de este período: Argentina revoca la privatización de empresas energéticas y España revoca la reforma laboral que eliminó derechos. La reforma española sirvió de modelo a la brasileña y ambas no crearon empleo, solo minaron derechos. Ya tenemos el camino”, expresó en su Twitter.

Reacción del bolsonarismo

El ministro de Trabajo Onyx Lorenzoni, reaccionó este jueves a las declaraciones de Lula. Onyx las calificó de “totalmente sin sentido, sin ningún razonamiento, apenas para generar impacto en su militancia”.

“Espero que no haya sido después de unas copas de vino que Lula dijo lo que dijo“, bromeó Onyx en una entrevista para Jornal da Manhã de Jovem Pan. Onyx afirmó que el gobierno de Bolsonaro no tiene pensado por el momento volver a poner este tema en la agenda.

“En el gobierno del PT, en el que todo lo que Lula quiere traer de vuelta estaba en vigor, tuvimos en los últimos dos años y medio de la administración de Dilma Rousseff la destrucción de millones de puestos de trabajo. Y no hubo pandemia. En el gobierno de Bolsonaro, con la mayor pandemia del siglo, tuvimos, en 2021, la generación de casi 3 millones de empleos formales en Brasil“, expresó el ministro.

Según Onyx, “Brasil ha avanzado mucho” y busca conciliar la informalidad con la generación de nuevos puestos de trabajo con un contrato formal. Por último, el ministro dijo que “no podemos volver al pasado, cuando solo se robaba”. “Tuvimos un presidente que usó a Brasil, le robó a los brasileños y generó desempleo”, concluyó.

Cambios normativos

A partir del sábado 11 de diciembre, empezó a regir una serie de normas laborales modificadas por el gobierno de Bolsonaro, que apuntan a simplificar la relación empleador-empleado en Brasil. Los cambios fueron anunciados el 10 de noviembre, mediante el decreto nº 10.854.

El texto consolidó en apenas 15 puntos alrededor de 1.000 decretos, ordenanzas e instrucciones normativas relacionadas con la legislación laboral. Esta fue una mini-reforma laboral que Bolsonaro promulgó por encima de la existente, cuyo objetivo fue desburocratizar y facilitar el trabajo de las empresas en el cumplimiento de la normativa, sin dejar de lado el derecho del trabajador.

María Laura Assis – Derechadiario.com.ar