Redacción BLes– Más estadounidenses continuaron firmando contratos para comprar viviendas durante el mes de agosto, lo que sugiere que el mercado inmobiliario estadounidense se está reactivando luego de una fuerte caída durante los primeros meses producto del cierre por el virus del PCCh.

El incremento de las firmas de contratos de ventas de viviendas en agosto, marcaron cuatro meses consecutivos de actividad contractual positiva, según informó la Asociación Nacional de Agentes Inmobiliarios (NAR). El crecimiento en las transacciones se pudo verificar en cada una de las cuatro regiones principales de los Estados Unidos.

El indicador utilizado para definir la variabilidad en las ventas de viviendas es el PHSI, se trata de un indicador de las ventas de viviendas basado en la firma de contratos, el cual en agosto subió un 8,8% alcanzando los 132,8 puntos (siendo 100 el nivel de actividad contractual en 2001), un máximo histórico. 

Se había hundido a un mínimo de 69 en abril, momento en el que los compradores y vendedores quedaron paralizados cuando el virus del PCCh penetró con más fuerza en Estados Unidos.

Según el informe se esperaba que durante la pandemia los niveles de firmas de contratos se mantuvieran estables, por lo que se recibió con gran sorpresa y optimismo un aumento considerable como el que se registró. 

Cabe destacar que la firma de un contrato no implica necesariamente la realización de la venta, aunque es muy inusual, puede llegar a pasar que algún contrato de venta no llegue a concretarse finalmente. 

“Los precios de las viviendas se están calentando rápidamente”, dijo Yun, un portavoz del NAR. “Las bajas tasas hipotecarias están permitiendo a los compradores obtener hipotecas más baratas, pero a muchos les puede resultar más difícil hacer el pago inicial requerido”.

Las firmas de contratos son un barómetro de las compras finalizadas durante los próximos dos meses, por lo que las cifras de este mes apuntan a fuertes ventas continuas en octubre.

Según informa Fox News, el mercado de la vivienda ha sido uno de los aspectos más destacados de la economía estadounidense durante la era Trump, aunque todavía está tratando de recuperar su impulso anterior a la expansión del virus. 

Otro factor que está posibilitando la compra de propiedades es que las tasas de interés son históricamente bajas, sin superar el 3% están empujando a los ahorristas e inversores hacia el mercado inmobiliario, incluso cuando los precios de las viviendas también están subiendo debido al faltante de propiedades disponibles.

Andrés Vacca – BLes.com