Redacción BLes– La administración Trump actualmente se encuentra consolidando cada vez más la idea de acabar con las empresas tecnológicas chinas y en ese mismo sentido viene ejerciendo un papel importante a la hora de presionar a sus aliados para que hagan lo mismo para contrarrestar el dominio de China en ese campo, según reveló un alto funcionario.

Con el aumento de la producción de tecnologías chinas destinadas a recopilar datos de ciudadanos, tanto dentro como fuera de los Estados Unidos, con aplicaciones como TikTok o a través de los esfuerzos por implementar a nivel global la tecnología 5G de la mano de la compañía Huawei, el gobierno norteamericano está cada vez más preocupado.

Keith Krach, subsecretario de estado del Departamento de Estado para el crecimiento económico, la energía y el medio ambiente,declaró al Washington Free Beacon: “El PCCh es un matón. Sabemos que cuando los matones se enfrentan, retroceden. Ellos realmente retroceden cuando los confrontas, y tienes a todos tus amigos a tu lado”.

Como señala Fox News, China está buscando construir redes 5G en los Estados Unidos y otros países occidentales, que potencialmente podrían proporcionar información personal y datos confidenciales al Partido Comunista Chino.

Pese a que la producción en tecnología china se ha vuelto una opción más económica frente a los servicios brindados por las empresas occidentales, pero tales ahorros conllevan riesgos serios.

De acuerdo con el Washington Free Beacon, China lleva décadas llevando a cabo operaciones de espionaje que se han dirigido a empresas estadounidenses y europeas que trabajan en servicios de Internet de vanguardia, investigación médica y otros tipos de innovaciones informáticas.

Los esfuerzos de EE. UU. al presionar a sus aliados para que rechacen buscar contratos tecnológicos con el régimen chino, se presentan luego de que se conociera la remoción de más de 100 visas de estudiantes chinos que esperaban entrar el país por tener vínculos con el PCCh y representar un riesgo para la apropiación de tecnología.

A comienzos del mes el secretario de Estado Mike Pompeo dijo en entrevista con Fox News: “Creo que están viendo que el mundo entero comienza a unirse en torno al entendimiento central de que el Partido Comunista Chino simplemente se negará a competir de manera justa, recíproca y transparente.

“Es fundamental que tengamos amigos y aliados en esta batalla. Hemos trabajado durante dos años para construir eso. Hemos hecho verdaderos progresos. Han visto a muchos países alejarse de Huawei. Los han visto reconocer la amenaza. Durmieron sobre esta amenaza de la misma manera que Estados Unidos lo hizo durante dos décadas”, acotó Pompeo.

Para la actual campaña que busca exponer las prácticas comerciales injustas de China y su dependencia del ciberespionaje, Pompeo designó a Krach, quien estará encargado de darle un giro a la política exterior de las administraciones pasadas que por el contrario buscaban estrechar los lazos con el régimen chino.

“[China] ha estado en guerra económica con nosotros durante 40 años. Juegan al ajedrez económico, diplomático, propagandístico y militar de cuatro dimensiones”, expresó Krach

Según el Washington Free Beacon, Krach y otros funcionarios estadounidenses trabajan con empresas privadas, Wall Street, educación superior, Big Tech, proveedores de divisas, cadenas laborales y de suministro, así como iniciativas de infraestructura para asegurar una variedad de instituciones limpias para la cooperación internacional.

Recientemente, a través de una carta dirigida a las instituciones universitarias estadounidenses, Krach instó a cortar los lazos con un país que explota a las poblaciones minoritarias y emplea su creciente sector tecnológico para espiar a sus ciudadanos.

“El PCCh no solo es una amenaza real y urgente para las democracias de todo el mundo, sino que es una amenaza real y urgente para las empresas”, dijo Krach. “No solo quieren competir contigo, quieren sacarte del negocio”.

César Múnera-BLes.com