Redacción BLes – Congresistas demócratas de la Cámara de Representantes de EE. UU. presentaron un proyecto de ley para bloquear la financiación federal a la Copa Mundial Masculina de 2026, hasta que se pague por igual a la Selección Nacional Femenina de Estados Unidos, de acuerdo a CNBC.

Este martes Doris Matsui de California y Rosa DeLauro de Connecticut presentaron el proyecto al que llaman Ley GOALS para que el equipo de fútbol femenino obtenga “salarios justos y equitativos en comparación con el equipo masculino de EE. UU.”.

La Copa Mundial 2026 será organizada conjuntamente por Canadá, México y los Estados Unidos.

El proyecto de ley retendría fondos para las ciudades anfitrionas de la Copa Mundial Masculina 2026, las organizaciones locales y estatales participantes, la USSF (Federación de Fútbol de los Estados Unidos), la Confederación de Fútbol de la Asociación del Norte, Centroamérica y el Caribe (CONCACAF) y la FIFA. El proyecto también propone la retención de visas para los funcionarios de la FIFA.

Actualmente, el proyecto de ley cuenta con el apoyo de 61 miembros de la Cámara. Para ser aprobado deberá contar con el apoyo de 157 representantes más para alcanzar la mayoría necesaria.

El anuncio del proyecto llega luego del apoyo del partido demócrata hacia las protestas de la capitana del equipo Megan Rapinoe contra el presidente Donald Trump y su negativa a visitar -según ella dijo- “la maldita Casa Blanca”.

Muchos conservadores comentan en las redes sociales que el “deporte se está politizando” debido a que no es la primera vez que los deportistas no muestran patriotismo, incluso cuando se canta el himno nacional y tampoco ocultan su preferencia hacia el partido demócrata, el cual se ha desplazado más hacia la izquierda.

Con este nuevo proyecto de ley, la Copa Mundial se vería amenazada en apoyo a la igualdad salarial con las mujeres.

En marzo, la USWNT (Selección femenina de fútbol de los Estados Unidos) presentó una demanda contra la Federación de Fútbol, reclamando discriminación de género. En ese momento las mujeres negociaron y firmaron un acuerdo, separado del equipo masculino.

Las formas de pago a ambos equipos son diferentes, pero no necesariamente yace un “problema de género” aquí.

Los jugadores masculinos solo ganan bonos, lo que es arriesgado, pero esto significa que su escenario -en el mejor de los casos- supera ampliamente el de sus contrapartes femeninas. Las mujeres ganan un salario base estable con beneficios, lo que da prioridad a la seguridad por encima de un día de pago lucrativo. En su demanda, las jugadoras señalaron que generaron más dinero para la federación entre 2016 y 2018, sin embargo no mencionaron que jugaron 14 partidos más como locales durante ese período, recogió Neon nettle.

Entretanto, la USSF alegó que “las realidades del mercado son tales que las mujeres no merecen ser pagadas por igual que los hombres”, de acuerdo a lo que consigna la demanda presentada en marzo.

En este sentido y como conclusión se puede plantear que alguien podría reclamar que a las modelos femeninas se les paga más que a los modelos masculinos. Pero ¿no representan ellas aun más que los hombres los estándares de belleza? ¿no tienen más demanda del mercado y las publicidades no pagan más por ellas?