El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, llegará el jueves a la frontera con México en un nuevo esfuerzo por hallar una solución a la necesidad de levantar un muro en la zona, después de las fallidas negociaciones con los demócratas.

El cierre parcial del gobierno entra en su día 20 sin que aparezcan soluciones a la vista y el presidente Trump abandonó el miércoles su reunión con los líderes del Congreso y los esfuerzos para reactivar el ejecutivo quedaron en una situación incierta.

El mandatario visitará este jueves una comisaría de la patrulla de fronteras en su viaje a McAllen, Texas, para participar en una mesa redonda sobre inmigración y seguridad fronteriza, y asistirá a una reunión informativa sobre seguridad en la zona.

Pese a ello, Trump ha manifestado sus propias dudas acerca de que esta aparición y sus declaraciones vayan a cambiar las cosas, mientras reitera su pedido de 5.700 millones de dólares para un muro que ha sido su promesa estrella desde la campaña.

McAllen se encuentra localizado en el Valle del Río Grande, la parte de la frontera que registra más cruces ilegales a territorio estadounidense.

El jueves, el presidente Trump recurrió a Twitter para repetir sus solicitudes y cuestionamientos. “¡El Partido Opositor y los Demócratas saben que tenemos que tener Seguridad Fronteriza pero no quieren darle a ‘Trump’ otra de sus muchas victorias!”, escribió el mandatario.

Hay GRAN unidad con los republicanos en la Cámara de Representantes y en el Senado, a pesar de que los medios de comunicación falsos trabajan en exceso para hacer que la historia parezca diferente. El Partido de la Oposición y los Demócratas saben que debemos tener una fuerte seguridad fronteriza, pero no quieren darle a "Trump" otra de las muchas victorias!
“Hay GRAN unidad con los republicanos en la Cámara de Representantes y en el Senado, a pesar de que los medios de noticias falsas trabajan en exceso para hacer que la historia parezca diferente. ¡El Partido de la Oposición y los Demócratas saben que debemos tener una fuerte seguridad fronteriza, pero no quieren darle a ‘Trump’ otra de las muchas victorias!”, escribió el presidente Donald Trump en twitter el 10 de enero de 2019.

Las fallidas conversaciones generaron especulaciones sobre si Trump declararía una emergencia nacional e intentaría autorizar el muro por su cuenta si el Congreso no aprueba la partida económica que reclama.

Hace unos días el Presidente había afirmado: “Creo que podríamos llegar a un acuerdo, y si no, yo podría ir por ese camino”.

El encuentro en la Sala de Crisis de la Casa Blanca duró apenas 14 minutos. El vicepresidente Mike Pence informó que “el presidente literalmente formuló la pregunta: ‘Si abriera el gobierno rápidamente, ¿estaría de acuerdo con la seguridad fronteriza y un muro?’”, dijo Pence. “Pelosi contestó ‘no’. En ese momento, el presidente pensó que no había razón para seguir hablando en esta reunión”.

Por el momento en el escenario se mantiene que el cierre parcial del gobierno entró en un nuevo territorio sin un desenlace a la vista. Los demócratas ven la idea de construir un largo e impenetrable muro como inefectiva e incluso inmoral. Mientras que Trump considera que es absolutamente necesario para frenar una crisis de inmigración ilegal y tráfico de drogas y de personas en la frontera.

Con información de AP

Ir a la portada de BLes.

¿Conoces nuestro canal de Youtube? ¡Suscríbete!