El presidente de Perú incluyó a sus padres en el padrón estatal de Pensión 65 para que reciban los 350 soles mensuales que se otorgan a las personas en situación de pobreza extrema.

Ireño Castillo y Mavila Terrones, padres del presidente izquierdista de Perú, Pedro Castillo, cobran el bono Yanapay –que significa “solidaridad” en quechua– destinado para adultos mayores en condición de pobreza extrema, desde que su hijo ascendió al poder.

El periodista del canal Willax, Beto Ortiz, reveló en su programa que el mandatario incluyó a sus progenitores en el padrón estatal del programa Pensión 65 para que recibieran los 350 soles mensuales, equivalentes a 94 dólares, por concepto de este beneficio social. ¿Cómo es posible que los padres de Castillo reciban una pensión económica creada para quienes realmente no tienen qué comer? Hay respuestas. Según Ortiz, Dina Boluarte, vicepresidente y ministra de Desarrollo e Inclusión Social (MIDIS), autorizó las transacciones ordenadas por el presidente a sólo tres meses de haber asumido su cargo como jefe de Estado.

“Esto habla muy mal de la calidad moral de Pedro Castillo», señaló Ortiz, quien precisó que al digitar los números de cédula de identidad de los padres del mandatario –incluidos en la declaración jurada vigente en la Contraloría General y que es de acceso público– en la página web del MIDIS aparece que ambos ya cobraron las cuotas.

Situación compleja

Castillo suma con este episodio otra polémica a su amargo camino judicial, considerando que el fiscal de la Nación, Pablo Sánchez, amplió el fin de semana la investigación preliminar en su contra por la presunta comisión de los delitos de organización criminal, tráfico de influencias agravado y colusión agravada.

La Fiscalía mantiene firme el argumento de que el presidente forma parte de una organización criminal que se constituyó desde el Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC) para la adjudicación de licitaciones.

Boluarte intenta atenuar la nueva revelación del cobro del beneficio social por parte de los padres de Castillo, que divulgó el canal al cual el gobierno le confiscó en enero su transmisor, ubicado en el Morro Solar del distrito Chorrillos, mediante un procedimiento liderado por el Ministerio de Transporte y Comunicaciones sin presentar notificaciones previas. En un comunicado apuntó que «cuando se ha dado el bono Yanapay lo que se ha hecho es buscar a todos los usuarios de Pensión 65 categorizados como extremadamente pobre».

Sin embargo, la funcionaria pasa por alto que para entonces Castillo ya no era un maestro rural sino el mandamás en el Palacio de Gobierno, que había destinado 1.200 millones de dólares para entregar un subsidio a quienes reciban un ingreso familiar menor a 732 dólares mensuales en Perú.

Boluarte también se complica. Por un lado, convirtió a los padres de Castillo en parte de los 13,5 millones de peruanos y de los 7,9 millones de hogares receptores del bono Yanapay; y por otro, está inmersa en la investigación por presunto lavado de activos en el financiamiento de las campañas electorales de 2020 y 2021 del partido Perú Libre.

Una salida

“Si hay personas que reconocen a conciencia que no necesitan el apoyo económico individual de 350 soles, pueden ingresar al portal del apoyo Yanapay Perú y realizar este trámite de devolución que es sumamente sencillo y rápido”, decía Boluarte el año pasado cuando anunció la medida.

La abuela de la exvicepresidente y congresista Marisol Espinoza lo hizo en 2013. Reintegró no sólo el monto percibido sino además los intereses correspondientes que ascendieron a 1200 soles. ¿Lo harán los padres de Castillo?

Por Gabrielo Moreno – Panampost.com