Redacción BLes– Llegó el fin de semana y Joe Biden tiene que decidir quién será su compañero de fórmula, probablemente la decisión más importante de su campaña presidencial hasta el momento.

Pero algunos analistas van un paso más allá y se animan a dar una serie de razones por las cuales la persona que designe, en caso de que el Partido Demócrata se imponga en las elecciones de noviembre, se podría convertir en el 47.° presidente de Estados Unidos.

Tal es la visión del veterano comentarista y político Patrick J. Buchanan.

En una columna publicada en su sitio oficial el 31 de julio, el excandidato presidencial del Partido Reformista sostuvo que, en efecto, si Biden gana, “hay una posibilidad real” de que su vicepresidente pase a dirigir la Casa Blanca.

Los problemas de Biden y el rol crucial de su vicepresidente

Hasta el momento se sabe que, de acuerdo a las propias palabras del candidato demócrata, la fórmula presidencial la completará una mujer.

Y aquí es donde se abren los interrogantes y las disputas dentro del partido ya que, según han reconocido colaboradores y donantes de la campaña, ante la posibilidad cierta de que la compañera de fórmula pueda pasar a ser presidente, buscan que no sea un persona “poco leal” y “ambiciosa”, como por ejemplo Kamala Harris.

Una de las grandes razones de esta proyección es la edad de Biden. Si el exvicepresidente de Barack Obama le gana al republicano Donald Trump, prestará juramento con 78 años de edad (tendrá 80 años antes de llegar a la mitad de su eventual primer mandato).

Pero además, en varias oportunidades, el candidato demócrata realizó comentarios extraños que hacen dudar a muchos sobre sus capacidades mentales.

Por ejemplo, en febrero afirmó que se estaba postulando para el Senado. Durante la contienda por la nominación demócrata, le dijo a la gente que “visitara” el mensaje de texto Joe 30330 (confundiéndolo con un sitio web). También aconsejó a los padres asegurarse de que ellos toquen “el tocadiscos por la noche” para ayudar a sus hijos. En marzo, comenzó a recitar la Declaración de la Independencia y de inmediato se la olvidó, y durante un discurso tomó a su esposa pensando que era su hermana.

9 vicepresidentes que pasaron a dirigir Estados Unidos

En su artículo, Buchanan hace un repaso por la historia de las personas que llegaron a la Casa Blanca para demostrar que no es para nada extraño que un vicepresidente pase a dirigir Estados Unidos.

En efecto, de los 45 presidentes que tuvo el país, nueve no completaron el mandato y tuvieron que ser sucedidos por sus vicepresidentes: uno renunció, cuatro murieron en el cargo y cuatro fueron asesinados.

  • John Tyler se convirtió en presidente en 1841 cuando William Henry Harrison murió por neumonía un mes después de haber asumido el cargo.
  • Zachary Taylor murió en su segundo año de mandato en 1850, siendo sucedido por Millard Fillmore.
  • Andrew Johnson se convirtió en presidente después del asesinato de Lincoln en el Teatro Ford.
  • Chester Arthur sucedió a James Garfield en 1881 después de que este sufriera una herida mortal por la bala de un asesino en una estación de tren.
  • Teddy Roosevelt se convirtió en el presidente más joven en 1901 cuando sucedió al asesinado William McKinley.
  • Lyndon Johnson sucedió a John F. Kennedy después del trágico asesinato en Dallas en noviembre de 1963.
  • Calvin Coolidge asumió tras la muerte de Warren Harding en 1923.
  • Harry Truman sucedió a Franklin D. Roosevelt tras su muerte en abril de 1945.
  • Gerald Ford llegó a la presidencia luego de la renuncia de Richard Nixon.

Las “condiciones” que prioriza Biden para elegir a su vicepresidente

Biden comenzó su proceso de selección de vicepresidente eliminando y discriminando categorías enteras de personas.

En ese sentido, los que tienen cero chances son los hombres y, sobretodo, blancos.

En primer lugar, Biden ya ha adelantado que escogerá una mujer.

De esta forma, el candidato demócrata quiere romper con la historia de Estados Unidos que, en sus 230 años de existencia, ha tenido vicepresidentes hombres.

Es decir que automáticamente quedaron descartados 17 de los 24 gobernadores y 30 de los 47 senadores demócratas.

Aún más, tras el asesinato de George Floyd y las consecuentes protestas, ha aumentado la presión sobre Biden para que elija no solo una mujer, sino que además sea de color, más precisamente de raza negra.

Si el exvicepresidente de Obama se rige por este criterio, quedarían afuera prácticamente todos los senadores y gobernadores del partido, excepto unos pocos.

Y aquí es donde Buchanan se pregunta “¿qué interés nacional impulsó a Biden a restringir tanto la reserva de talento para elegir a un posible sucesor presidencial?”.

“Joe Biden sería el hombre más viejo que ha servido como presidente. Entraría en el cargo con capacidades mentales visiblemente disminuidas. Y ha decidido restringir su elección en cuanto a quién debería heredar nuestro más alto cargo, descartando a la gran mayoría de los líderes más capaces y experimentados de su propio Partido Demócrata”, apunta el comentarista de 81 años.

“¿Es esta la forma de seleccionar a alguien que podría, en un abrir y cerrar de ojos, tomar el control del destino de la nación más poderosa del mundo?”, se pregunta.

De esta forma, y para finalizar, Buchanan expone la decadencia de los liderazgos del Partido Demócrata para escoger a sus máximos referentes, preguntándose: “¿Qué pasó con el ‘¿Por qué no el mejor’ de Jimmy Carter?”.

Miguel Díaz  – BLes.com