Redacción BLes– Una banda haitiana exige 17 millones de dólares para liberar a 17 ciudadanos estadounidenses y canadienses que secuestraron el sábado 16 de octubre en Haití.

La banda capturó a los misioneros utilizando armas de fuego pesadas mientras viajaban en autobús a un aeropuerto de Puerto Príncipe, la capital de Haití. Los misioneros están asociados a una organización cristiana con sede en Ohio.

Dieciséis del grupo eran de Estados Unidos, y uno era canadiense. Entre ellos había cinco niños de entre 18 meses y 15 años y siete mujeres y cinco hombres.

Según el Wall Street Journal, la banda denominada 400 Mawozo exige un millón de dólares por cada individuo capturado, de ahí que el rescate total sea de 17 millones de dólares.

El ministro de Justicia haitiano, Liszt Quitel, declaró a la CNN que los misioneros están retenidos en un suburbio de la capital.

El medio señaló que agentes del FBI han llegado a Haití para investigar el caso, pero no están involucrados en la negociación con la banda, que está siendo dirigida por negociadores de la policía haitiana.

“El FBI forma parte de un esfuerzo coordinado del gobierno de Estados Unidos para poner a salvo a los estadounidenses implicados. Debido a consideraciones operativas, no hay más información disponible en este momento”, dijo un portavoz del FBI a la agencia de noticias.

Quitel dijo que las autoridades han advertido a la banda de las consecuencias de causar daño a los rehenes, “pero no se dejan influir por esas advertencias”.

El ministro de Justicia dijo a WSJ que estaban tratando de evitar el pago de dinero para liberar a las víctimas.

“Este es el primer curso de acción. Seamos sinceros: cuando les demos ese dinero, ese dinero se va a utilizar para más armas y más municiones”, dijo Quitel.

Las autoridades de Haití revelaron que la banda de los 400 Mawozo sólo se ha dedicado al secuestro masivo en los últimos meses. El grupo criminal secuestró a principios de este año a cinco sacerdotes y dos monjas, entre ellos dos ciudadanos franceses, y los mantuvo cautivos durante tres semanas antes de liberarlos. Se desconoce si se pagó un rescate.

Desde el asesinato del presidente Jovenel Moise en julio, los secuestros protagonizados por bandas se han disparado significativamente, especialmente los que tienen como objetivo a los extranjeros. Funcionarios haitianos dijeron que suelen pedir entre cientos y un millón de dólares para liberar a sus víctimas.

El país, críticamente inestable y empobrecido, está ahora parcialmente controlado por las bandas, informó ABC News.

Laura Enrione – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.