Redacción BLesSenadores republicanos exigieron a una importante institución educativa que explique su papel en la campaña de propaganda que ejecuta el Partido Comunista Chino (PCCh) en Estados Unidos.

En una carta fechada el 26 de octubre, los siete congresistas le pidieron al College Board que exponga puntualmente cuál es su relación con Hanban, la agencia estatal china que supervisa los controvertidos Institutos Confucio (IC) en todo el mundo.

Los IC son centros de estudio que se asocian a universidades alrededor del mundo con la máscara de promover el idioma chino y la cultura china, sin embargo han sido catalogados como una herramienta de “poder blando” para mejorar la imagen del PCCh en el extranjero.

De hecho, han sido descritos por el gobierno estadounidense como “una entidad que promueve la campaña mundial de propaganda e influencia maligna de Beijing en los campus y aulas de los Estados Unidos”.

Es por eso que los senadores Marsha Blackburn (R-Tenn.), Tom Cotton (R-Ark.), Josh Hawley (R-Mo.), Kelly Loeffler (R-Ga.), Mike Lee (R-Utah), James Lankford (R-Okla.) y Marco Rubio (R-Fla.) han manifestado su preocupación por los estrechos vínculos del College Board con los IC.

“Nos preocupa que la RPC [República Popular China] explote su asociación con el College Board para sofocar las conversaciones que puedan socavar la reputación del PCCh”, escribieron los senadores en la carta dirigida a David Coleman, director de la institución educativa con sede en Nueva York.

Entre otros puntos, solicitaron más información sobre la eventual participación de Beijing en los exámenes chinos AP, las “prácticas de supervisión” que el College Board implementó bajo influencia extranjera y los vínculos financieros entre la institución educativa y las entidades respaldadas por el régimen comunista chino.

La infiltración del comunismo chino en los estudiantes estadounidenses

Según la National Association of Scholars (NAS), el College Board ha estado trabajando con Hanban al menos en los últimos 17 años para desarrollar el examen de lengua y cultura china del Advanced Placement (AP), uno de los programas AP más populares en lenguas extranjeras.

La NAS ha mostrado también otros vínculos entre la institución educativa estadounidense y el régimen chino: el College Board ayudó a establecer 15 Aulas Confucio y a designar unos 1.650 profesores de lengua china en escuelas secundarias de todo Estados Unidos. A cambio, recibió 700.000 dólares de Beijing.

Es por ello que los senadores republicanos expresaron su preocupación porque la estrecha relación entre el College Board y Hanban podría estar sirviendo para que Beijing influya en las mentes de los jóvenes estadounidenses.

De hecho, informes anteriores de la NAS han documentado un “sesgo ideológico” en los cursos AP de Historia de los Estados Unidos y de Historia Europea, afectando directamente el aprendizaje de decenas de miles de estudiantes estadounidenses.

En 2019, el Congreso de Estados Unidos sancionó la Ley de Autorización de la Defensa Nacional, la cual prohíbe a las instituciones académicas recibir fondos para programas de idiomas del Departamento de Defensa si mantienen sus IC.

Asimismo, está pendiente de tratamiento el proyecto de ley Transparencia para los Institutos Confucio. El mismo requiere que los acuerdos entre los Institutos Confucio y las instituciones educativas de EE. UU. que los albergan, aborden las formas en que Beijing ejerce una influencia inapropiada.

El secretario de Estado, Mike Pompeo, ha dejado en claro que Estados Unidos quiere garantizar a los estudiantes que puedan aprender el idioma chino y otras ofertas culturales, pero libres de la influencia del PCCh.

Es por eso que ha manifestado su deseo de que los 75 IC que operan en Estados Unidos sean cerrados antes de fin de año.

Miguel Díaz – BLes.com