Redacción BLesEl presentador Tucker Carlson advirtió que las cuarentenas impuestas por el COVID-19 forman parte del plan de las élites globalistas para iniciar un “gran reseteo” del orden social, con menos libertades civiles.

Durante su programa del 16 de noviembre en Fox News, apuntó que los líderes políticos están presionando para “controlar completamente” los “detalles más íntimos de nuestras vidas”.

En ese sentido, criticó al candidato presidencial demócrata Joe Biden, quien pidió “más máscaras, más cuarentenas, más límites en los viajes, más restricciones en cuanto a con quién se puede comer y a quién se puede tocar”.

También se refirió a las palabras del primer ministro canadiense Justin Trudeau en septiembre pasado cuando indicó que sometería a su país al controvertido “gran reseteo” propuesto por Foro Económico Mundial, usando como justificación el virus PCCh (Partido Comunista de China).

Mientras se dirigía a Naciones Unidas, Trudeau calificó la pandemia del virus PCCh como una “oportunidad para un restablecimiento” con el fin de “acelerar nuestros esfuerzos prepandémicos para reimaginar sistemas económicos que realmente aborden los desafíos mundiales como la pobreza extrema, la desigualdad y el cambio climático”.

“Oh, ‘esta es nuestra oportunidad’, dice Justin Trudeau”, respondió irónicamente Carlson.

“No es nuestra oportunidad de salvarte de un virus con una tasa de supervivencia del 99%, es casi seguro que estarás bien, y son plenamente conscientes de ello”, apuntó y aclaró que el primer ministro en realidad se refería a que “‘esta es nuestra oportunidad’ de imponer controles sociales totalmente sin precedentes a la población, con el fin de evitar la democracia y cambiar todo para ajustarse a sus extrañas teorías académicas que nunca han sido probadas en el mundo real, y por cierto no tienen realmente sentido”.

Efectivamente, el controvertido “gran reseteo” es parte de un plan del Foro Económico Mundial que pretende imponer un gobierno mundial respaldado por la ONU, y Trudeau es el primer líder mundial que habla de ello públicamente, según el medio Westphalian Times.

Entre los objetivos del “gran reseteo” se encuentran las tan criticadas teorías del “cambio climático”, las “energías verdes” y la “redistribución de la riqueza”.

Le recomendamos:

Interpretado en términos del autor canadiense Ezra Levant, el gran reseteo “significa globalismo; significa socialismo; significa fronteras abiertas; significa reemplazar la soberanía local con organizaciones supranacionales. Significa más de la ONU”.

No en vano el Arzobispo Carlo Maria Viganò, ex Nuncio Apostólico de EE. UU., calificó recientemente esta iniciativa de peligrosa “conspiración global contra Dios y la humanidad”.

Viganò alude a un complot mundial perpetrado por las “élites”, en el que participan líderes mundiales, agrupados alrededor del Foro Económico Mundial.

Uno de sus líderes es el multimillonario Bill Gates, quien insiste en la vacunación obligatoria de todas las personas contra el virus PCCh (coronavirus).

“Quienes no acepten estas medidas serán confinados en campos de detención o sometidos a arresto domiciliario, y todos sus bienes serán confiscados”, describe Viganò.

De hecho, en ese sentido, Trudeau ya está dando los primeros pasos en Canadá: si bien inicialmente el gobierno candiense negó la construcción de tales campos, en el siguiente video se muestra uno de ellos, al parecer construido con el fin de aislar a las personas infectadas con el virus PCCh.

No obstante, a estos campos de concentración también serían enviadas otras personas de acuerdo con los “requerimientos” de las autoridades.

Cabe mencionar que estos planes cuentan con el apoyo de empresas multinacionales tales como Coca Cola, Ikea, Alibaba Group, BASF, BBVA, Ecopetrol, Facebook y Huawei.

Por su parte, el Arzobispo Viganò confía plenamente en que el complot será derrotado y que la reelección del presidente Trump será definitiva para este logro. 

Miguel Díaz – BLes.com