Redacción BLes – El uso tradicional de las vacunas es entrenar al sistema inmunológico para que reconozca la parte de un virus que causa la enfermedad. Sus ingredientes generalmente contienen un virus debilitado o proteínas distintivas purificadas del virus.

Las vacunas de ARNm son diferentes porque en lugar de inyectar el virus debilitado al paciente, se inyecta material genético llamado ARNm. Codifica la proteína viral, según informa Natural News .

Cuando estas instrucciones genéticas se inyectan en la parte superior del brazo, las células musculares las traducen para producir la proteína viral directamente en el cuerpo.

Gran parte del proceso de fabricación se puede evitar mediante el uso de vacunas de ARNm, ya que el cuerpo se convierte en la fábrica para fabricar las proteínas virales.

Las primeras vacunas de ARNm aprobadas para su uso en humanos, las vacunas  Pfizer / BioNTech y Moderna COVID-19  , se están implementando en todo el mundo y se están examinando los riesgos asociados con ellas.

El Dr. J. Bart Classen midió el riesgo de la vacuna de ARNm para pacientes con Covid en un artículo publicado en Microbiology & Infectious Diseases  titulado  “Covid-19 RNA Based Vaccines and the Risk of Prion Disease”.

Le recomendamos:

La capa externa de la proteína de pico del coronavirus incluye “áreas similares a priones”, que le dan al virus una alta afinidad por los receptores ACE2 en el cuerpo humano. “Los dominios priónicos del SARS-CoV-2 en las proteínas de pico permiten una mayor afinidad con ACE2”, se informó en un  estudio  publicado por el Instituto de Microbiología Humana.

“La presencia y distribución única de dominios similares a priones en los dominios de unión al receptor del SARS-CoV-2 de la proteína de pico es particularmente interesante, ya que aunque las proteínas SARS-CoV-2 y SARS-CoV S comparten el mismo receptor de la célula huésped , la enzima convertidora de angiotensina 2 (ACE2), el SARS-CoV-2 demuestra una afinidad de 10 a 20 veces mayor por ACE2 ”, se lee en el estudio.

La vacuna de ARNm actúa induciendo a las células del cuerpo a producir proteínas similares a las proteínas de pico que se encuentran en el coronavirus SARS-cov-2. Los errores aleatorios en las secuencias de ARNm, que el sistema inmunológico humano puede truncar antes de llegar a los ribosomas de las células, pueden hacer que los receptores de la vacuna de ARNm produzcan priones en sus propios cuerpos, ya que esa estructura contiene regiones similares a priones.

Natural News  informa que, según el estudio, debido a los mecanismos mencionados anteriormente, las vacunas de ARNm pueden desencadenar un aumento de enfermedades neurológicas en los próximos años. Las víctimas con este trastorno priónico tienden a tener enfermedad de Alzheimer, demencia o deterioro cognitivo. Solo en los Estados Unidos, esta enfermedad podría afectar a millones, si no a decenas de millones de ciudadanos.

“Los resultados indican que el ARN de la vacuna tiene secuencias específicas que pueden inducir a TDP-43 y FUS a plegarse en sus confirmaciones patológicas de priones”, concluye el estudio. También declaró: “Se sabe que el plegamiento de TDP-43 y FUS en sus confirmaciones patológicas de priones causa ELA, degeneración del lóbulo temporal frontal, enfermedad de Alzheimer y otras enfermedades neurológicas degenerativas”.

Las enfermedades priónicas son incurables, aunque ciertos medicamentos pueden ayudar a retrasar su progresión. A pesar de los síntomas progresivos y paralizantes, la atención médica se centra en mantener a las personas con estas enfermedades lo más sanas y relajadas posible. La Clínica Mayo enumera los siguientes como  signos  de ECJ (enfermedad priónica):

  • Síntomas similares a los de un accidente cerebrovascular
  • Dificultad para hablar
  • Confusión
  • Movimientos extraños

Los cambios emocionales, una rápida pérdida de la función cognitiva y los aparentes cambios de personalidad se encuentran entre los otros signos y síntomas. Ya es demasiado tarde una vez que aparecen los síntomas del prión. No hay cura ni forma de reparar el daño.

Mientras tanto, el American Council on Science and Health, un grupo de investigación científica sin fines de lucro, escribió en un  artículo que afirmaba que el artículo de  Classen carecía de datos y era “completamente especulativo”.

El Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.  Declaró  que las vacunas de ARNm se han sometido a “los mismos estándares rigurosos de seguridad y eficacia que todos los demás tipos de vacunas en los Estados Unidos”.

Amelia Jones – BLes.com