Redacción BLesLa máxima autoridad del Vaticano rechazó el miércoles 15 de septiembre la renuncia del arzobispo de Hamburgo, quien posee graves acusaciones por abuso sexual. La Iglesia Católica alemana enfrenta un escándalo de escala mundial por denuncias que aseguran que solo durante el año 2018 se reportó el abuso sexual de 3677 personas bajo la complicidad de las autoridades del clero. 

Stefan Hesse, arzobispo de Hamburgo desde 2015, presentó su renuncia en marzo de 2021 luego de que se publicara un informe demoledor en el que se lo responsabilizaba por una gran cantidad de casos de abusos de menores en su diócesis anterior en Colonia, Alemania.

Según reportó ABC News, la oficina del nuncio papal en Berlín dijo en un comunicado el miércoles que el sumo pontífice tomó su decisión luego de que dos enviados del Vaticano viajaron a Colonia en junio para investigar posibles errores de altos funcionarios de la iglesia en el manejo de casos pasados ​​de abuso sexual.  

La presentación de renuncia por parte de Hesse, fue posterior a la publicación de un informe encargado por su homólogo en Colonia quien denunció al menos 75 casos en los que funcionarios de alto rango descuidaron sus deberes en situaciones de sospecha de abuso. 

Entre las críticas mencionadas en el informe se encuentra, por ejemplo, no dar seguimiento o denunciar casos de abuso, no sancionar a los perpetradores o no atender como corresponde a las víctimas.

Concretamente Hesse, fue acusado de 11 casos en los que incumplió con su deber. Tras ese informe, a finales de marzo, Francisco le concedió un tiempo indeterminado fuera de sus funciones hasta que avancen las investigaciones.

Ahora el Vaticano, tras la visita de sus dos representantes en junio, informa que encontró “errores de procedimiento personales” por parte de Hesse, pero que las investigaciones no mostraron que fueran cometidos con la intención de encubrir casos de abuso sexual.

“El problema fundamental consistió, en el contexto más amplio de la administración de la arquidiócesis, en la falta de atención y sensibilidad hacia los afectados por el abuso”, dice el informe.

El comunicado agrega que Francisco rechazó la renuncia de Hesse y solicitó que se destacara “el hecho de que el arzobispo reconoce con humildad los errores que cometió en el pasado” y se ofreció a renunciar.

En un comunicado escrito por Hasse dirigido a su arquidiócesis, informó que será difícil retornar a su actividad luego de todo lo sucedido y que para él era muy importante acercarse a aquellos que están perplejos o cuestionan la decisión del Papa de rechazar su renuncia.

Los escándalos de abuso sexual por la Iglesia Católica en Alemania han afectado a muchas otras autoridades del clero alemán. 

En junio Francisco hablando sobre los casos de abuso en Alemania dijo que era necesario un proceso de reforma y que cada obispo debe asumir la responsabilidad de la “catástrofe” en la crisis. Sin embargo, al igual que lo está haciendo ahora, negó el permiso para que el cardenal alemán Reinhard Marx renunciara tras ser acusado por abuso sexual en el mismo informe que alcanzó a Hasse, reportó Fox News.

En ese entonces Francisco escribió una carta a Marx en la que brindó el respaldo papal para continuar con el controvertido proceso de reforma de la Iglesia alemana que se lanzó como respuesta a la crisis de abusos y los informes que denuncian el mal manejo de las situaciones por parte de las autoridades católicas alemanas durante décadas.

El llamado “Camino sinodal” de la iglesia católica alemana ha provocado una enorme resistencia dentro y fuera del país, principalmente por parte de los sectores más conservadores quienes se oponen a abrir cualquier debate que atente contra las sagradas escrituras, en cuestiones como el celibato sacerdotal, el papel de la mujer en la iglesia y la homosexualidad.

Andrés Vacca – BLes.com