Redacción BLes– El presidente de facto de Venezuela, Nicolás Maduro, dio un extenso discurso virtual ante la Asamblea General de la ONU el miércoles, durante el cual sólo justificó la crisis sin precedentes que vive Venezuela, según él,  por las políticas estadounidenses y evitó mencionar cualquier comentario respecto a las graves acusaciones que recibió recientemente sobre crímenes de lesa humanidad. 

Debido a la pandemia producida por el virus PCCh (conocido como Covid-19), la Asamblea General de la ONU no se realizó de forma presencial como se hace habitualmente y los líderes de cada país enviaron videos con sus exposiciones. 

Tal es el caso también de Nicolás Maduro, presidente de Venezuela, quien envió un discurso que duró el doble de tiempo del asignado y centró su mensaje en culpar a Estados Unidos por la terrible situación humanitaria que sufre desde hace años Venezuela y empeora cada vez más. Con este video, Maduro regresó al escenario mundial luego de casi un año sin dirigirse al público internacional, envuelto en los conflictos y revueltas vividas durante el año pasado y parte de este en Venezuela.

Refiriéndose a Estados Unidos, Maduro afirmó: “El mundo debe saber que estamos preparados para luchar con la fuerza de nuestra historia, nuestro espíritu, razón y derecho internacional”.

En ningún momento Maduro mencionó el reciente informe publicado por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, producto de una extensa investigación, que denuncia a su gobierno por crímenes espantosos que incluyen torturas y asesinatos presuntamente perpetrados por las fuerzas de seguridad. Las técnicas que utilizaron incluyeron descargas eléctricas, mutilación genital y asfixia.

El resumen del informe de la Misión de la ONU dice: “La Misión constató que las autoridades estatales de alto nivel tenían y ejercían el poder con la supervisión de las fuerzas de seguridad y los organismos de inteligencia identificados en el informe como responsables de esas violaciones. El Presidente Maduro y los Ministros del Interior y de Defensa tenían conocimiento de los crímenes. Dieron órdenes, coordinaron actividades y suministraron recursos en apoyo de los planes y políticas en virtud de los cuales se cometieron los crímenes.”

Es probable que la publicación del informe aumente la presión social e internacional sobre el gobierno de Maduro, que continúa dirigiendo un país en ruinas con una inflación insostenible, una violenta represión y el éxodo de millones de venezolanos que han huido a países vecinos para escapar de la crisis.

Ante esta situación, a Maduro le resulta conveniente para perpetuar su ilegítimo poder, hacerle creer a sus seguidores que la situación de crisis se debe a supuestos factores externos (Estados Unidos), en lugar de asumir culpas y pensar nuevas y mejores estrategias.

Por su lado, el presidente Trump en su lucha contra el comunismo, desconoce de manera oficial a Nicolás Maduro como presidente legítimo, incluso en el mes de marzo presentó cargos por narcoterrorismo contra el líder de izquierda y varios de sus colaboradores, ofreciendo una recompensa de hasta 15 millones de dólares.

En ese momento la Casa Blanca comunicó: “El pueblo venezolano merece un gobierno transparente, responsable y representativo que atienda las necesidades del pueblo y que no traicione la confianza del pueblo al condonar o emplear a funcionarios públicos que se dedican al tráfico ilícito de narcóticos. Estados Unidos está comprometido a ayudar al pueblo venezolano a restaurar su democracia a través de elecciones presidenciales libres y justas que les proporcionarán un liderazgo nacional honesto y competente. El Departamento ofrece una recompensa de hasta 15 millones de dólares por información relacionada con Nicolás Maduro Moros”.

Andrés Vacca-BLes.com