En su programa “Con el Mazo Dando”, el número dos del chavismo dijo que habrá “sorpresas”, mientras mostraba las fotografías de dirigentes opositores como Juan Guaidó, Freddy Guevara, Stalin González y Miguel Pizarro

Diosdado Cabello, número dos del chavismo, olvidó que su cara está en los cárteles de búsqueda de Estados Unidos acompañado por un aviso de recompensa de 10 millones de dólares por pistas que ayuden a su captura. Obviando la realidad, este miércoles mostró en televisión nacional afiches con el letrero de «se busca» y las fotos de varios dirigentes opositores como Juan Guaidó y Freddy Guevara.

Parece que el chavismo pretende sumar más presos políticos a los 243 que ya existen en cárceles del país. La cifra pertenece al balance más reciente del Foro Penal Venezolano. Del total, 230 son hombres, 13 son mujeres y hay un adolescente. En ese sentido, 111 son civiles y 132 militares.

Como suele hacer Cabello, en tono sarcástico dijo que “van a haber sorpresas». Él lo llama «justicia». «Así que a nadie le extrañe la sorpresa, no va a ser un regalo de fin de año ni de Reyes, pero va a estar cerca del Carnaval», agregó en su programa de televisión «Con el Mazo Dando», plataforma mediática que ha usado los últimos siete años para arremeter contra la oposición.

Acusaciones van y vienen

Así funciona el chavismo. Cabello lanzó estas amenazas sosteniendo los carteles de «se busca» a propósito de que la Asamblea Nacional electa en 2015 autorizara la continuidad del interinato de Guaidó, un mandato del cual quedan más recuerdos que logros concretos.

Tras haber suspendido las negociaciones en México, de las que tampoco salieron resultados sino pérdidas para la oposición, ahora el régimen asoma una nueva arremetida. Previamente Nicolás Maduro dijo que la oposición hizo un «madrugonazo» y se «apropiaron criminalmente de los activos y riquezas del país».

Maduro lo calificó como «olla podrida» ya que hacia la oposición sobran señalamientos por el turbio manejo de activos venezolanos como Monómeros. Sin embargo, en lugar de aportar soluciones, ambos bandos han preferido hacerse acusaciones entre sí. El pedido del dictador fue que la Asamblea Nacional controlada por el chavismo investigue al otro Parlamento.

Oriana Rivas – Panampost.com