Redacción BLes – China sigue siendo el foco de atención para la mayoría de los países del mundo, dada la importancia que reviste para ellos, así como para sus 1.400 millones de habitantes. 

Por eso, los resultados del 20º Congreso Nacional del Partido Comunista de China (PCCh) son analizados a fondo, en busca del posible futuro que señalen para todos.

En este sentido, la destacada analista de origen chino, Jennifer Zeng, comparte sus conclusiones luego de leer cuidadosamente el discurso del líder, Xi Jinping, y contrastar su contenido con otras informaciones. 

La perspectiva de Zeng no es, en absoluto, optimista, sino que sugiere mucho sufrimiento para la gran nación oriental. El futuro se mostraría sombrío y con un epílogo que para algunos podría parecer sorprendente.

Zeng escribió, hace tres semanas: “Para mí, el 20º Congreso Nacional del PCCh es otro punto de inflexión tanto para el PCCh como para China”.

Y agrega: “A partir de ahora, no hay nada que pueda impedir que Xi Jinping lleve al PCCh a la destrucción”.

No obstante, esta forma de destrucción no sería similar a la que experimentó el Partido Comunista de la Unión Soviética (PCUS), disuelto en 1991, a instancias del líder ruso, Mijail Gorbachov.

Para Zeng, los resultados del 20º Congreso podrían conducir a que el régimen chino continuara dirigiendo al país con un estilo “de puño de hierro”, dada su propia sensación de inseguridad.

Asimismo, tendería a reducir significativamente el sector privado de la economía, la cual sería predominantemente planificada. En este contexto se abriría la posibilidad de implantar de nuevo una reforma agraria, similar a la impuesta en épocas anteriores.

Zeng recuerda que en ese tiempo: “la propiedad de todos los dueños de tierras en el campo y casi todos los propietarios de negocios privados en la ciudad fueron robados por el PCCh”, robo que se podría producir de nuevo, ahora. 

En el contexto internacional, Beijing aislaría aún más a China del mundo. Como consecuencia, y mediante el uso del “Gran Muro Cortafuegos”, o estricta censura de la Internet, los habitantes únicamente recibirán los mensajes del PCCh.   

El posible futuro de China durante la próxima década

Zeng también cita en su video, un post muy difundido a través de los medios sociales chinos, en el que se prevé el destino del país durante la próxima década. En este mensaje se destacan 12 posibles acontecimientos sombríos.  

Clasificando esas predicciones en temas afines, encontramos que: “Estallará una guerra fría, feroz o explícita con Estados Unidos y Occidente”. 

En consecuencia, el régimen chino no contará con países amigos, y su comercio exterior se reducirá a ofrecer artículos de gama baja y productos agrícolas básicos al mundo exterior.

Simultáneamente, proyecta: “El capital extranjero se retirará gradualmente en los próximos cinco años”.

En el ámbito social, el control del PCCh se intensificará, convirtiendo al país en un estado policial. 

Como es de esperarse, la desmoralización de los habitantes se generalizará, y estos perderán vitalidad y esperanza. Además: “todos los aspectos que reflejan la libertad individual se reducirán drásticamente”.

Los ingresos de la población disminuirán, así como las prestaciones sociales. Paralelamente, resultará afectado el crecimiento de la población. 

Sin embargo: “La clase privilegiada [vinculada al PCCh] tendrá todas las oportunidades”, y sus integrantes dispondrán de las oportunidades de empleo y de riquezas. No obstante, serán objeto de elevados impuestos especiales.

El post sostiene, también: “Los jóvenes no tendrán entretenimiento, ni esperanza de vida, y no tendrán hijos. Se casará menos gente y habrá una reducción significativa de los recién nacidos”.

Mientras tanto, los habitantes serán adoctrinados incansablemente a través del cine, la televisión, la literatura y el arte. El mensaje básico será la alabanza del partido. Y: “Amar al PCCh y odiar a los enemigos del PCCh”.

Por otro lado, el régimen chino acelerará la carrera armamentística, por lo que preponderarán la política de los militares y los miembros de las fuerzas armadas. 

Finalmente, el mensaje viral citado por Zeng, sostiene: “En el futuro nos enfrentaremos a más de una década de gran depresión”.

Y en cuanto a la pretendida anexión de Taiwán, contempla: “No habrá guerra de unificación externa debido a la extrema decadencia interna”, agregando: “Si se inicia una guerra, será el golpe final para el PCCh. El régimen se desintegrará”.

En un tono similar al de Zeng, el autor del extenso post que ella cita, considera: “Quien manda ya no es un problema porque todo el partido está muerto y en decadencia”.

Los excesos del PCCh

Son tantas las políticas incomprensibles que el PCCh aplica a los ciudadanos chinos, que las protestas y denuncias se hacen inevitables. Uno de sus denunciantes es el reconocido novelista Yu Wa. 

Yu Wa es un escritor chino famoso, nacido en Hangzhou, Zhejiang, en 1960, cuyas obras son ampliamente traducidas y estudiadas.

Sus novelas suelen estar ubicadas durante el periodo histórico de la trágica Revolución Cultural, impulsada por el entonces líder, Mao Zedong. 

De acuerdo con un tuit del internauta disidente del régimen chino, @zhaohuaxishi_1: “El escritor Yu Hua dijo: ‘Todo es creado por el sistema. La China de hoy es como un barril de pólvora’”. 

Y agregó: “¡Por lo tanto, China necesita usar fuego! ¡Usa fuego! ¡Usa fuego! ¡Usa electricidad! ¡Usa electricidad! ¡Usa electricidad! ¡[Es] La mejor forma de luchar contra la tiranía de forma legal y segura!”.

A su vez, el usuario, @543dom_, agrega a su mensaje del 13 de noviembre, un video en el que Yu Wa, expresa su mensaje, en chino, de manera aún más completa. 

En este contexto, los exagerados controles contra la epidemia serían evidencia de los excesos extremos del PCCh contra la población. 

El abogado de derechos humanos que ha estado en cuarentena por la epidemia, Cheng Hai, declara: “Las estadísticas muestran que el Omicron es de 1/10.000 a 3/10.000, y en realidad no hay epidemia. Esta epidemia es una falsa epidemia”, según cita la RFA del 10 de noviembre. 

Y agrega: “Este es un comportamiento ilegal y criminal, diferente de la norma nacional”.

Más aún, la Administración Estatal de Medicina Tradicional China y la Administración Estatal de Control y Prevención de Enfermedades, del régimen chino, hizo un anuncio que despertó la alarma internacional y nacional. 

Según un medio oficial, para el 2025: “cada residente tendrá una historia clínica electrónica gestionada dinámicamente y un código sanitario electrónico plenamente funcional”, de alcance nacional. 

En el ámbito internacional se considera que esta medida podría propiciar un control digital más exhaustivo de todo el pueblo. 

Al respecto, los internautas escribieron: “En 2025, cada preso tendrá un grillete electrónico totalmente funcional”, “No te quites los grilletes electrónicos en esta vida”, y “Recuerda grabar el código en mi lápida”, entre otros comentarios amargos. 

De esta manera, ante el sufrimiento, y las contradictorias e inesperadas disposiciones del PCCh, la población se rebela cada vez más violentamente. 

Así, en un video suministrado por el usuario de Twitter, @Anonymous_Wxyq, se aprecia cuando la muchedumbre vuelca un vehículo policial, en medio de expresiones de júbilo. 

El mensaje, traducido del chino, dice: “La tiranía de la epidemia finalmente hizo que la gente ya no aguantara más, y se despertaron juntos para derribar el coche de policía. ¡El video estalló con los vítores entusiastas de la gente!”

De manera similar, el mismo internauta aportó otro video con el siguiente mensaje: “En la Calle Nanxin, distrito de Haizhu, ¡la gente se organizó espontáneamente para resistir la tiranía de la prevención de epidemias!”

Y agregó: “¡La gente está vitoreando y gritando! Libertad y democracia, esta es la voz más verdadera del pueblo chino. ¡Nadie se atreve a dar un paso al frente para detener a los poderosos ni a los secuaces y lacayos! ¡El cambio social todavía está en el sur, Guangzhou!”

Las protestas fluyen también desde el exterior. DW informó el 13 de noviembre: “Por primera vez en Berlín, los jóvenes chinos levantaron sus brazos al son del himno internacional para pedir libertad, democracia y despertar civil”.

Y continúa: “denunciando abiertamente al actual gobierno chino y a su presidente, Xi Jinping, que acaba de ser reelegido en el XX Congreso Nacional. Un manifestante escribió tras la concentración: ‘Cuando vea el reloj del mundo en el futuro me acordaré de hoy y pensaré que no estoy solo’”.

Ciertamente, muchos analistas no ven con buenos ojos los resultados que se desprenden del 20º Congreso del PCCh. Aumentan las dificultades para los ciudadanos chinos, y la presión no deja de crecer. 

Así, no sería de extrañar que se desborde la paciencia de los habitantes, y el régimen chino pierda el férreo control que sostiene hasta ahora.  

José Hermosa – Redacción BLes