Redacción BLes – Se culpa a la estricta política de un solo hijo del régimen chino por no haber registrado a 12 millones de nacimientos en el censo de 2010 -equivalente a la población actual de Bélgica-, en parte porque los padres podrían ocultar los nacimientos para evitar el castigo, informó Bloomberg el 24 de noviembre.

El último anuario estadístico publicado por el Partido Comunista Chino (PCCh) sitúa el número de niños nacidos durante el periodo 2000-2010 en 172,5 millones, muy por encima de los 160,9 millones de esa franja de edad registrados en el censo de 2010.

Después de más de tres décadas de un régimen maltusiano de planificación familiar, el régimen chino comenzó a prohibir a todas las parejas tener un segundo hijo hasta 2016. Según el demógrafo independiente He Yafu, esto significa que algunos padres no informaban oficialmente de un recién nacido si superaban la cuota hasta que el niño cumplía seis años y estaba obligado a inscribirse en la escuela.

Los datos muestran que alrededor del 57% de los niños inscriptos más tarde eran niñas, lo que implica que la discrepancia podría estar parcialmente relacionada con que los padres no declaran a las niñas para poder seguir intentando tener un niño, explicó Bloomberg.

Otro factor que contribuye a la diferencia entre las dos cifras estadísticas es que el censo de 2010 se llevó a cabo a principios de noviembre de 2010, por lo que se habrían perdido los nacimientos de los dos últimos meses del año.

Además, las encuestas del censo suelen excluir a las personas que han muerto o emigrado en los años intermedios.

Foto (Youtube/captura de pantalla Bloomberg)

Según Bloomberg, las tasas de natalidad de 2011 a 2017 también mostraron un aumento en el último anuario estadístico, lo que sugiere que el problema de subestimar el número de hijos probablemente continuó después de 2010.

Sin embargo, es posible que haya menos discrepancia de medición en el futuro, ya que el régimen chino ahora elimina efectivamente los límites del tamaño de la familia.

Lamentablemente, aunque no hay sanciones por superar los tres hijos, muchos padres tienen ahora pocos incentivos para hacerlo.

Según The Guardian, cada vez hay más mujeres jóvenes que se oponen a la propaganda estatal y a la presión familiar, mientras que la mejora de los niveles de educación y de ingresos ha retrasado el matrimonio y la natalidad. Además, las décadas de política de un solo hijo han hecho que los hogares monoparentales sean la norma, según los expertos.

The Guardian cita el ejemplo de Xu Meiru, una madre de 38 años. Sus días suelen empezar a las 5 de la mañana y no terminan hasta las 11 de la noche, y están llenos de tareas como llevar a su hijo de nueve años al colegio, ayudarle con los deberes, preparar la comida y manejar un negocio de ropa online. Para ella, la idea de tener un segundo hijo es agotadora.

“China debería haber puesto fin a esta política hace 28 años. Ahora es demasiado tarde“, dijo Yi Fuxian, científico de la Universidad de Wisconsin en Madison y crítico desde hace tiempo de las políticas de planificación familiar.

Según Bloomberg, se espera que el número de nacimientos siga disminuyendo en el régimen chino, y la población total podría empezar a reducirse ya este año.

En 2050, hasta un tercio de la población china estará compuesta por personas mayores de 60 años, lo que supondrá una gran presión para los servicios estatales y los niños que soportan la carga de cuidar a sus familiares mayores, añadió The Guardian.

Teresa Jones – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.