Redacción BLes – China se ha comprometido a alcanzar el “pico de carbono” en 2030 y la “neutralidad de carbono” en 2060, o lo que es lo mismo, el objetivo de “doble carbono”. Sin embargo, los expertos afirman que es poco probable que esta promesa se haga realidad debido a la excesiva dependencia del carbón del país y a sus limitaciones tecnológicas.

En abril de 2021, China declaró que controlaría estrictamente los proyectos de energía de carbón, así como la tasa de crecimiento del consumo de carbón en su XIV Plan Quinquenal (de 2021 a 2025), cumpliendo así el compromiso de “doble carbono”. China también se comprometió a cumplir los objetivos y principios establecidos en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático y su Acuerdo de París.

Sin embargo, la Agencia Internacional de la Energía publicó el 17 de diciembre su informe anual sobre el carbón de 2021, que reveló que China podría ocupar más de un tercio del crecimiento mundial del consumo de carbón. La AIE dijo que China es el mayor productor, consumidor e importador de carbón del mundo, y también el único país grande que aumentó su demanda global de carbón en 2020.

China promueve enérgicamente los proyectos de energía de carbón

En su informe de abril de 2021, la AIE estimó que las emisiones de dióxido de carbono de China podrían aumentar en 500 millones de toneladas en 2021.

Según el informe, el consumo de carbón de China es la principal causa de las emisiones de carbono, y el aumento de las emisiones de carbono en 2021 se debe principalmente al aumento sustancial del consumo de carbón en el sector eléctrico.

El fuerte aumento de la demanda de energía de carbón también dificulta la consecución del objetivo de China de controlar estrictamente el crecimiento del consumo de carbón fijado en el XIV Plan Quinquenal.

La organización de protección del medio ambiente “Greenpeace” reveló el 17 de diciembre que, hasta noviembre de 2021, hasta el 85,6% de los proyectos de energía de carbón aprobados en China en 2020 se habían puesto en marcha o estaban en construcción, con una capacidad instalada correspondiente de 35,786 millones de kilovatios. Esto supuso un aumento sustancial de la capacidad instalada de energía de carbón.

Greenpeace Asia Oriental, un grupo de investigación sobre políticas de desarrollo con bajas emisiones de carbono, ha confirmado, basándose en datos públicos e imágenes de teledetección por satélite, que las autoridades chinas estaban impulsando sus proyectos de centrales eléctricas de carbón a lo largo de 2021.

Según el Perfil Operativo de la Industria de la Energía Eléctrica publicado por el Consejo de la Electricidad de China, de enero a noviembre de 2021, el consumo total de electricidad en China fue de unos 7.500 billones de kWh, lo que supone un aumento del 11,4% respecto al año anterior.

Un nuevo informe publicado por Greenpeace indicó que, a finales de noviembre de 2021, entre los 82 proyectos de energía de carbón aprobados en 2020, 51 estaban en construcción y 4 se habían puesto en funcionamiento, con una capacidad instalada total de unos 35 millones de kilovatios. Esto representa alrededor del 85,6% de la capacidad instalada total de los proyectos de energía de carbón aprobados en 2020. Además, 12 proyectos de los 24 proyectos aprobados no construidos han emitido información sobre licitaciones de construcción, con una capacidad instalada total de 2,1 millones de kilovatios, lo que representa el 35,7% de la capacidad instalada de los proyectos no construidos.

Redacción BLes.com