Redacción BLesWilliam Burns, director de la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos (CIA, por sus siglas en inglés) designado por el presidente Joe Biden, está recibiendo fuertes críticas luego de que trascendiera que mantuvo, o mantiene, una estrecha relación con el Partido Comunista Chino (PCCh).

Antes de convertirse en director de la CIA, Burns se desempeñó como director de un importante Think Tank (usina de pensamiento) en Washington DC. Hasta aquí no parecería haber ningún problema, pero una investigación del Daily Caller reveló que allí Burns empleó a decenas de miembros ocultos del PCCh, lo cual abrió una fuerte polémica.

La usina de pensamiento en cuestión es conocida como Carnegie Endowment for International Peace, reconocida por asesorar a gobernantes y funcionarios estadounidenses y extranjeros,  fue liderada por Burns desde febrero de 2015 hasta noviembre de 2021, año en que fue nominado como director de la CIA.

 

Al menos 20 miembros del PCCh habrían trabajado en conjunto con Burns

Según lo reportado por el Daily Caller, al menos 20 empleados de la usina eran miembros del PCCh en el período que Burns lideró el organismo. Cuatro de los cuales fueron contratados por él mismo. 

El Caller descubrió las raíces comunistas de estos empleados luego de analizar cientos de registros de sucursales del Partido Comunista en idioma chino y perfiles de más de una docena de organizaciones vinculadas al mismo.

Los miembros del PCCh señalados en la investigación trabajaron tanto en la sede central de Carnegie en Washington, DC como en Carnegie-Tsinghua, el centro de Beijing que Burns inauguró en cooperación con la Universidad de Tsinghua.

Obviamente Carnegie no revela los vínculos de los expertos chinos en cuestión con el PCCh. Los mismos fueron descubiertos tras la investigación llevada a cabo por el Daily Caller.

 

Alarma del FBI por las “operaciones malignas” del PCCh en EE.UU.

El PCCh es justamente uno de los enemigos públicos declarados por el gobierno estadounidense, en cuanto a que representa una de las amenazas más grandes a la seguridad nacional según afirman las agencias nacionales.

El período en que Burns fue director de Carnegie coincidió con un incremento en las tensiones entre el gobierno de los Estados Unidos y el régimen comunista chino. A tal punto que el FBI disparó una alarma en la que aseguró que el PCCh realizaba “operaciones de influencia maligna” contra instituciones estadounidenses clave.

En el informe publicado en ese entonces por el FBI se informó que de los casi 5000 casos activos de contrainteligencia que el FBI actualmente tiene en curso en todo el país, casi la mitad están relacionados con China. 

También se destaca en un informe firmado por Christopher Wray, el entonces director de la agencia, que la amenaza no son los ciudadanos chinos sino su gobierno, concretamente el PCCh y las personas que para él trabajan.

La CIA justamente tiene entre sus objetivos detectar todo tipo de amenaza contra la seguridad de los estadounidenses, por lo cual el hecho de que su actual director haya trabajado en conjunto con miembros directos del PCCh, a conciencia o sin saberlo, podría representar un verdadero escándalo.

 

Los llamativos dichos de William Burns sobre China

Llamativamente, luego de trabajar más de seis años en contacto directo con una veintena de miembros del PCCh, previo a ocupar su cargo como director de la CIA, Burns se refirió al gigante asiático asegurando que representa una verdadera amenaza para la seguridad de los Estados Unidos. 

“Creo que la evolución de la China de Xi Jinping en los últimos seis o siete años ha sido una llamada de atención muy aguda.” dijo Burns en febrero de 2021. “El tipo de ambición y asertividad agresiva y no disimulada ha dejado muy clara la naturaleza del adversario y el rival al que nos enfrentamos hoy”, continuó.

También insistió en la importancia respecto a que Estados Unidos desarrolle un consenso interno entre las diversas agencias y funcionarios sobre cómo tratar con el régimen chino a largo plazo, con el fin de garantizar la seguridad ante la amenaza comunista.

Sus palabras sonaron convincentes, aunque no condicen con la realidad que muestra su cooperación con pensadores directamente asociados al régimen comunista que pretendió criticar. 

Esta realidad abre algunos interrogantes respecto a Burns. Por un lado resulta sumamente grave si realmente permitió que expertos vinculados al régimen se asocien a una agrupación como la Carnegie, reconocida por ser de gran influencia en distintos gobiernos democráticos del mundo entero, incluso de grandes potencias y funcionarios occidentales. 

También es factible que Burns no haya sabido de las conexiones de estas personas con el PCCh, pero si efectivamente es así ¿Está Burns capacitado para liderar una agencia de tanta importancia para la seguridad como la CIA?

 

Otras acusaciones que prueban la relación de Burns con el PCCh

Durante una audiencia en la cámara del Senado en marzo de 2021, el ya activo director de la CIA William Burns hizo fuertes declaraciones indicando su voluntad de resistir la influencia de China en Estados Unidos.

“Sin embargo, hay un número creciente de áreas en las que el régimen chino es un adversario formidable y autoritario, fortaleciendo metódicamente sus capacidades para robar propiedad intelectual, reprimir a su propia gente, intimidar a sus vecinos, expandir su alcance global y crear influencia en la sociedad estadounidense”, declaró Burns

Cuando se le preguntó sobre las amenazas de organizaciones como China-US Exchange Foundation (CUSEF) para infiltrarse en las instituciones estadounidenses, Burns desvió la pregunta afirmando que el PCCh “trata de influir en los desarrollos políticos, económicos y culturales en beneficio de los intereses del PCCh”

CUSEF es parte del Departamento de Trabajo del Frente Unido del Partido Comunista Chino, que busca “cooptar y neutralizar las fuentes de oposición potencial a las políticas y la autoridad de su gobernante Partido Comunista Chino” e “influir en los gobiernos extranjeros para que tomen medidas o adopten posiciones de apoyo a las políticas preferidas de Beijing”, según el gobierno estadounidense.

Pero la pregunta estaba especialmente destinada a él, ya que como se publicó en una investigación periodística durante el 2021, Burns tiene un historial de relaciones con la CUSEF durante sus años liderando el Carnegie.

Cabe destacar que Carnegie recibió millones de dólares por parte de CUSEF para impulsar el centro Carnegie-Tsinghua.

Tras las recientes acusaciones que aseguran la relación de Burns con miembros del PCCh ni él ni la CIA ni el Carnegie han emitido comentarios hasta el momento. Dada la gravedad de las acusaciones se espera que los funcionarios comprometidos con la lucha contra los atropellos del régimen comunista chino pronto exigirán explicaciones al funcionario a cargo de la CIA, tal como ha ocurrido en otras ocasiones.

 

Andrés Vacca –Redacción BLes