Redacción BLes– El régimen comunista chino está retrasando la renovación de las credenciales de prensa de periodistas de medios estadounidenses que desempeñan su labor en territorio chino. La acción de Beijing se da en el marco de un conflicto diplomático creciente con Washington.

Según informó el New York Post, al menos cinco corresponsales de cuatro medios de noticias de EE. UU. en el país asiático están trabajando con sus credenciales de prensa caducadas.

El británico Jeremy Page de Wall Street Journal, el estadounidense David Culver de CNN y dos periodistas no estadounidenses de Bloomberg, recibieron cartas que les permiten seguir trabajando en China durante unos dos meses con sus permisos vencidos.

Sin embargo, el Club de Corresponsales Extranjeros de China (FCCC, por sus siglas en inglés) divulgó que el Ministerio de Relaciones Exteriores de China indicó que las cartas emitidas a los periodistas pueden ser revocadas en cualquier momento.

“Estas prácticas coercitivas han vuelto a convertir a los periodistas extranjeros acreditados en China en peones de un conflicto diplomático más amplio”, dijo el club en una declaración publicada en Twitter.

“La FCCC hace un llamamiento al gobierno chino para que detenga este ciclo de represalias ojo por ojo en lo que se está convirtiendo rápidamente en el año más oscuro hasta ahora para las libertades de los medios”, añadió la entidad.

De acuerdo al Post, los visados expedidos a los periodistas en China suelen durar un año.

La acción de Beijing se da en el marco de un conflicto creciente con Washington.

El Departamento de Estado de EE. UU. dijo que el Ministerio de Relaciones Exteriores de China había informado recientemente a la Embajada de EE. UU. que tenía la intención de negar la renovación de la tarjeta de prensa y negarse a procesar las solicitudes de visado pendientes para los periodistas expulsados a principios de este año.

“A los Estados Unidos les preocupa, por supuesto, que estas acciones propuestas… empeoren el ambiente de información en China, que ya está sufriendo una escasez de información abierta e independiente en los medios de comunicación”, dijo la portavoz Morgan Ortagus en una declaración citada por el Post.

Mientras tanto, los periodistas chinos en los Estados Unidos están esperando que sus visas de trabajo caducadas sean renovadas. A estos corresponsales se les permite permanecer en el país durante un período de gracia de 90 días que expira a principios de noviembre, según fuentes citadas por Reuters.

La Administración Trump, a través de la Secretaría de Estado, ha venido imponiendo una serie de restricciones al accionar de las delegaciones chinas en territorio estadounidense ante la falta de libertades que experimentan sus ciudadanos en el territorio del país asiático.

A comienzos de este mes, el secretario de Estado Mike Pompeo comunicó que ante las “barreras significativas a los diplomáticos estadounidenses que trabajan en la República Popular China”, que la Casa Blanca estableció que los diplomáticos del régimen chino en Estados Unidos ahora requerirán aprobación para visitar los campus universitarios y reunirse con funcionarios del gobierno local.

En un comunicado de prensa, Pompeo añadió que los eventos culturales con una audiencia superior a 50 personas organizados por la embajada china y las oficinas consulares fuera de las propiedades de la misión también requerirán la aprobación del Departamento de Estado.

Asimismo, el Departamento de Estado también informó que “tomará medidas” para garantizar que todas las cuentas de redes sociales consulares y de la embajada de China se identifiquen correctamente, ya que a la Embajada de los Estados Unidos en Beijing se le niega el acceso sin restricciones a las redes sociales.

“Estos nuevos requisitos para los diplomáticos de la República Popular China son una respuesta directa a las excesivas restricciones ya impuestas a nuestros diplomáticos por la República Popular China, y tienen como objetivo proporcionar una mayor transparencia sobre las prácticas del gobierno de la República Popular China”, afirmó Pompeo.

Miguel Díaz – BLes.com