Redacción BLes – Desde 2014, el régimen chino ha obligado a casi 10.000 chinos en el extranjero a retornar a China bajo un programa que utiliza métodos coercitivos que van desde la intimidación familiar hasta amenazas por parte de agentes chinos que operan en suelo extranjero, según denuncian grupos de derechos humanos.

Un informe del Safeguard Defenders, una ONG de derechos humanos con sede en España denunció el martes 18 de enero, que el Partido Comunista chino (PCCh) está realizando operaciones ilegales en suelo extranjero contra disidentes del régimen comunista, incluso contra ciudadanos chinos que simplemente manifestaron alguna crítica hacia el PCCh.

Uno de los programas se denomina Operación Fox Hunt y fue lanzado en 2014 para rastrear a los buscados por delitos económicos, mientras que la Operación Sky Net comenzó en 2015 y luego se incorporó a Fox Hunt, según indicó Channel News Asia.

Acorde a cifras gubernamentales extraídas por la ONG, a pesar de las restricciones para ingresar a China por los cierres debido al Covid, al menos 1.421 personas fueron devueltas a China en 2020 y 1.114 en 2021, estas cifras solo corresponden a los buscados por delitos económicos. Pero desde febrero de 2021, se amplió a ‘fugitivos’ en los campos de asuntos políticos y legales, y asuntos civiles.

Los uigures, los hongkoneses que viven en el extranjero y otras minorías étnicas y religiosas se cree que también están siendo víctimas de estos programas para hacerlos regresar a China contra su voluntad.

Entre los métodos coercitivos utilizados por el régimen está la de no renovar un pasaporte, las prohibiciones de salida e intimidación de familiares y entre los más graves se aplica lo que la ONG Safeguard Defenders denominó “secuestros sancionados por el estado”, pero que el régimen denomina “métodos irregulares”, que involucran operaciones encubiertas coordinadas con el país anfitrión.

Ejemplos de esto es lo que le ocurrió en 2015 al librero y ciudadano sueco Gui Minhai, quien fue presuntamente secuestrado en Tailandia antes de reaparecer bajo custodia china.

También, dos años después de ese hecho, el empresario multimillonario Xiao Jianhua desapareció de un hotel de Hong Kong y se cree que todavía está bajo custodia en China.

El año pasado, un informe de Associated Press reveló que Wang Jingyu, de 19 años, residente permanente de EE. UU. que era buscado por el régimen chino por comentarios de crítica al PCCh en la red social china Weibo, fue detenido en Dubai por la policía y luego liberado por la presión de la prensa, afirmó que sus padres fueron hostigados y detenidos repetidamente en un intento de que él regresara.

El investigador para Human Rights Watch, Yaqiu Wang, advirtió a los países anfitriones que deben manejarse con cautela ante las solicitudes de extradición hechas por el régimen chino. 

“Deberían asegurarse de que las personas que residen en sus países y que son buscadas por el gobierno chino tengan la protección adecuada e investigar el posible acoso y otros abusos por parte de los funcionarios chinos o sus agentes contra estas personas o sus familiares”, dijo.

“Las autoridades también deben brindarles oportunidades adecuadas para impugnar la extradición y no devolver a nadie a China si es probable que enfrente persecución, tortura o malos tratos allí”, advirtió el investigador. 

Vanesa Catanzaro – BLes